Artículo
Apnea y sus tácticas
Por: Rafael Arévalo

Por el lado fisiológico, cuatro de los temas  importantes para la pesca subacuática son: El desarrollo de la apnea, el reflejo mamífero de inmersión, la hidrodinámica y la ecualización; todos ellos se van desarrollando en el pescador subacuático en la medida en que se practican y se entrenan. En esta ocasión hablaremos en general del tema para posteriormente hacerlo de manera particular. 

El desarrollo de la apnea.

Para poder ser un buen pescador subacuático necesitamos contener la respiración el mayor tiempo posible, la necesidad de respirar es la que nos hace abandonar el fondo marino y la presa, por lo que se busca de manera general dos cosas: Optimizar el consumo del oxígeno y la energía y retardar la alarma que emite el cerebro que dispara la necesidad inminente de salir a respirar; obviamente a nivel fisiológico, es sumamente complejo lo que sucede en el cuerpo y lo explicaremos en la mejor oportunidad.  

El reflejo mamífero de inmersión 

Es un acto involuntario del cuerpo que proviene probablemente de cuando en la evolución éramos mamíferos acuáticos y que produce cambios complejos e  importantísimos a favor de la economización en el consumo de nuestra energía y de nuestro oxígeno. Uno de estos cambios, tal vez el más importante es que los latidos del corazón disminuyen de manera impresionante y por lo tanto, el consumo del oxígeno también, ya que el corazón es un músculo y los músculos consumen oxígeno.  

El reflejo se activa a partir de que el agua entra en contacto con nuestra cara, ya que estamos provistos de sensores naturales que avisan al cerebro para activar esta función, dependiendo de cada persona, ésta tarda más o menos en activarse y uno busca  entrenarse  para activar el reflejo lo más rápido y también para que sea más efectivo, logrando así disminuir aún más los latidos del corazón. Existen diversas formas y técnicas de entrenamiento y preparación, algunas de ellas provenientes del yoga y otras disciplinas de relajación y estiramiento. 

La hidrodinámica

Es fundamental para economizar el consumo de oxigeno y de energía y es fundamental tanto en el equipo que utilizamos como en las posturas y movimientos que realizamos durante la inmersión y el desplazamiento dentro del agua.  

Estas posturas y movimientos también se pueden entrenar y practicar para lograr la optimización de nuestros recursos, algunos movimientos básicos son: La entrada al agua a dos pies, el golpe de riñón, los brazos en forma de lanza y sin duda el pataleo. 

La ecualización

Total y absolutamente indispensable ya que sin ecualización no pudiésemos sumergirnos más que unos  cuantos centímetros, pues el dolor en los oídos es insoportable.  

La ecualización es en pocas palabras igualar o equilibrar la presión del aire dentro de nuestro oído interno con la presión ejercida por el agua en nuestro oído externo. La presión exterior empuja la membrana timpánica hacia adentro del oído y esto es lo que produce dolor y nosotros compensamos esa presión inyectando aire hacia nuestro oído interno proveniente  de nuestra boca, laringe, pulmones o abdomen según sea el caso, esto depende también de la experiencia y el entrenamiento de las técnicas necesarias para dominar la ecualización, las más comunes son: Val Salva y Frenzel; pero existen otras más avanzadas y el fin de practicarlas es disminuir la cantidad de aire a utilizar para ecualizar mientras vamos bajando, ya que cada 50 ó 60 cms de profundidad debemos ir ecualizando y mientras más profundo vamos, la presión es mayor (cada 10 mts, una atmosfera), por lo tanto, requerimos más volumen del aire traído desde la superficie proporcionalmente. 

En la medida en que dominemos estas técnicas, es en la medida que el aire restante se aprovechará en nuestro cuerpo para las demás funciones permitiéndonos de esta manera retrasar también el disparo de la alarma de necesidad de respiración, por lo tanto es claro que se requiere dedicación si queremos lograr buenos resultados. 

TÉCNICAS DE PESCA

Las técnicas de la pesca subacuática son muy variadas, algunas muy efectivas, otras curiosas y hasta extravagantes; como en la escuela mientras más técnicas se aprendan y se sepan aplicar adecuadamente a los diferentes sitios, circunstancias y especies apropiados, el pescador obtendrá mejores resultados y mientras más practique, más fácil se le hará identificar los diversos comportamientos de las presas, por lo tanto, se irá convirtiendo en un verdadero maestro de este arte. 

En este deporte es sumamente importante la planeación, la estrategia, la logística y muchísimos factores que tenemos que considerar, ya que pueden afectar nuestro entorno y la aplicación adecuada de nuestras técnicas. Estos factores pueden ser por ejemplo: el viento, la hora del día, la claridad o turbiedad del agua, la temperatura y la temperatura por capas a diversas profundidades (ya que en algunos lugares suelen formarse capas que parecen espesas y borrosas de agua tan fría que se puede sentir claramente la diferencia con solo meter la mano através de ella), la fuerza y la dirección de las corrientes, el oleaje, los puntos cardinales en nuestro sentido de la orientación  ya que estando nadando dentro del agua y  habiendo conocido el terreno,  debemos ser capaces de poder encontrar los mejores lugarcitos de la zona, la cueva aquella o la piedra tal y muchas veces la turbiedad, la corriente o el oleaje nos hace calcular mal o perdernos del sitio y resulta práctico estar moviendo la embarcación.  

También es sumamente importante considerar los hábitos específicos de cada especie, dónde les gusta estar, a qué hora, qué tipo de fondo marino es el que acostumbran frecuentar,  dónde acechan para cazar o dónde se reúne la comida que les gusta; si se mimetizan, si se esconden bajo las piedras o entre las ramas  de las plantas o corales etc. Y por supuesto, no menos importante es observar aprender y recordar el comportamiento de cada una de las especies  antes de tirar y después de tirar, ya que algunas son curiosas, otras tienden a huir, algunas presas nos enfrentan por unos instantes, otras se mimetizan en cuanto nos ven, otras solo van de paso y  a alta velocidad. 

Después de tirar y acertar, hay que saber si existe la posibilidad de que la presa  se vaya  contra nosotros pudiendo resultar una situación de peligro o de tender a encuevarse, lo cual se convierte a veces en un engorro si se está a profundidades importantes.  También algunas presas saben cómo cortar las líneas contra las afiladas rocas o zafarse la flecha que lleva, en fin, es por eso que la pesca subacuática es además un deporte verdaderamente de inteligencia y  de astucia. 

Como ven, las técnicas deberán ser elegidas y aplicadas teniendo en cuenta la complejidad de todo lo antes mencionado. En la medida en que esto se haga, es en la medida en que se diferencia un pescador de otro y créanme, mucha gente piensa que es cuestión de suerte, pero la realidad es que hay una diferencia abismal entre el número de capturas de un pescador principiante uno intermedio y un competidor de talla mundial. 

A continuación enumeraré algunas técnicas de las cuales hablaremos más a fondo en los siguientes números de nuestra revista: A LA ESPERA, AL DEPREDADOR, AL PASO, EN SUPERFICIE A LA INVERSA, EN ARAÑA, AL ACECHO, A LA CAIDA, AL AGUJERO, A LA ESPUMA, CON LLAMADOR... y muchas otras que posteriormente iremos analizando para saber a qué especie y bajo qué circunstancias es ideal aplicarla. 


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]