Artículo
Alacranes es otra historia
Por: Rolando C√≥rdoba

-¿Ya están todos a bordo?

Y justo a la 2:30 a.m. la embarcación “Mostrito”, una Hydra Sports Vector de 33 pies de eslora  conocida por la calidad de su servicios en sus viajes de pesca y paseo a Alacranes, partía de la marina Silcer rumbo al archipiélago de Alacranes al norte de Progreso: puerto insignia de la Península Yucateca.

La embarcación cómoda, muy estable y rápida, la noche: fresca y tranquila.

La primera y única escala estaba prevista a más de la mitad del recorrido de 66 millas hasta el archipiélago, para subir algunos cananés y cojinudas al vivero y llegar sobre las 5 a.m. directamente a pescar en los alrededores de Pérez, la isla principal y sede del Tercer Torneo de Especies Alacranes 2010 que organiza el Club de pesca deportiva de Yucatán, año tras año.

El viaje empezaba de maravilla, una noche estrellada, sin mucho viento y un mar tranquilo. Formábamos el grupo el dueño de la empresa Mostrito Servicios Naúticos y nuestro anfitrión César Ceballos, su hermano Fernando, el capitán José Patrón “El súper”, Humberto Dawn, el lic. José Luis Montalvo, Gerardo “Jerry” Ordaz, Manuel Solís y un servidor, todos unidos por la pasión por la pesca. También nos acompañaba el conocido Luis Carlos Peralta Vidal, de esos pescadores tradicionales de la zona, que conocen sus aguas como nadie y que en cualquier embarcación suman una buena cuota de éxito.

La parada por la carnada viva a un poco más de una hora de viaje, aún dejaba ver un cielo limpio y claro que fue aprovechado también para compartir refrigerios a modo de merienda que se habían preparado en lo que se abastecía el vivero; la atención no podía ser mejor. Minutos después, se encendían de nuevo los 750 caballos del motor, para cubrir la hora y quince que nos restaba para llegar al archipiélago.

Nunca supe si fue más impactante ver el amanecer desde la lancha en aguas azules, o el espectáculo de Isla Pérez a la vista a menos de medio kilómetro de distancia. Una playa de arenas blancas, unos azules turquesas de aguas que cambiaban de tono según nos movíamos; algo de vegetación muy verde y de media altura muy agrupada en el centro de la isla, que sirven de fondo y circundan el faro  que se levanta como el custodio  mayor del archipiélago, y  no sé cuantos miles de pájaros volando desde el centro completando el paisaje y alegrando a todos con su canto.

Se veían ya algunas embarcaciones que habían llegado y se habían retirado al área de pesca, mientras otras esperaban cargar en el barco nodriza* sus pertenencias.  

Primer día de pesca.

Nuestro primer día de pesca estuvo bien aunque esperábamos más. La captura más notable fue un excelente tiburón limón de al menos entre 90-100 kilos que costó mucho trabajo arrimarlo para tratar de cortar el líder, ya que era imposible retirar el anzuelo por lo agresivo que resultó, y que fue liberado sin daños con otros dos más pequeños enganchados momentos después.  La pelea con este escualo duró más de veinte minutos, pues cada vez que se lograba acercar a la borda para tratar de liberarlo, de dos buenos coletazos se volvía a sumergir buscando fondo y obligando a los pescadores Ordaz y Peralta, armados con guantes a “meterle el cuerpo” -como se dice-  tratando de acortar la distancia  y de recuperar línea, acción que llevaron a cabo repetidas veces hasta que la fuerza del tiburón se redujo y se pudo amarrar a un costado para liberarlo.  Los tres tiburones fueron capturados con canané  vivo, y  todos peleados con carrete de mano o yoyos, con líneas de 80 y 100 libras, que dejaron huellas en las manos a pesar de los guantes.

Cabe señalar que pescar “a mano” es el hábito de la zona aunque ya se nota una preocupación mayor por aprender las variables de troleo y ocupar las cañas para pescar. El hábito de la pesca de mano como le llaman al uso del cordel directo, está firmemente arraigada en la población yucateca y es de destacar la labor en los torneos organizados por el Club de Pesca Deportiva Yucatán, donde año tras año este club viene promoviendo el uso de la caña y carrete en la modalidad de pesca de troleo, fondo y jigging, como formas “más deportivas” y que ya vienen dando resultados.

De hecho las mejores capturas fueron troleadas y peleadas con caña y carrete, pretexto palpable que dejó claro, la diferencia para esta manera de asumir la pesca.

Después de unos saltos espectaculares a unos metros de la popa y de trabajarla muy bien, una barracuda de algo más de 10 kilogramos se capturó troleando un Xrap Deep por parte de Fernando Ceballos y poco después un hermoso pargo lunar, fue capturado con caña por Manuel Solís que tuvo que esperar a que saliera de la cueva, sometiendo la paciencia del pescador por más de veinte y cinco minutos hasta su captura. Las especies eran varias, y la alegría se festejaba. Para ampliar nuestros puntos un buen ejemplar de coronado arremetió contra uno de los cananés que se tenía a casi media agua quedando bien enganchado.

Hasta ese momento estaba bien,  pues la situación de la mayoría no estaba como  esperaban, ya que según todos estaba muy baja la pesca esa mañana y aunque nuestra puntuación no ocupó un mejor puesto por quedar los tiburones fuera del conteo, pues debemos recordar que Alacranes es un área protegida para esa especie, estábamos felices por las capturas y ni qué decir de la cordialidad y las atenciones a bordo de la “Mostrito” que fueron  impecables en todo momento.

Llegamos antes del atardecer a Pérez y sin haber tocado tierra ya estábamos todos compartiendo un buen chapuzón y dos que tres “alipuses”  con los que iban llegando, en lo que yo llamaría: uno de los mejores momentos del día.

Quedaba la cena y seguir con los encuentros, mientras otros se deleitaban con una buena serie por t.v. antes de irse a dormir, porque hasta allá, se había trasladado una pantalla plana de 52”, una planta y una antena de Sky.

Quizás no habría mucha pesca en esos días o nos podía agarrar un buen temporal, pero nada de ello evitaría que los que estábamos ahí, disfrutáramos en medio del océano del partido inaugural de la copa del mundo, donde jugábamos al día siguiente contra Sudáfrica. 

Alacranes.

El archipiélago de Alacranes se encuentra al norte del puerto de Progreso a 66 millas de distancia y mide sobre los 333 kilómetros cuadrados. Se encuentra formado por varias islas o islotes, siendo las principales: isla Pájaros, Blanca, Desterrada y la llamada Pérez cabecera de todas ellas, donde existe un faro activo y un grupo de 12 soldados de la naval con su comandante que custodian la isla.

Se justifica el nombre  Alacranes según la sabiduría popular, porque así fue nombrado por los ingleses ya que al llegar allí y estar formado por tantos arrecifes y salientes, cualquier embarcación que se atreviera a acercarse sin conocer los fondos quedaba varada condenada a una muerte segura, como sucedería del encuentro con este ponzoñoso animal.

El faro que existe en la actualidad y desde hace 40 años, es el sustituto de uno donado por la Reina Victoria de Inglaterra en 1874, de estructura metálica, que yace al pié en fragmentos, así como una casa grande sobre pilotes ya derruida por el tiempo, que servía de vigilia y aviso a los barcos de la flota gala y hoy, de refugio a las aves de Pérez y que con su presencia suman un tanto de misterio al otro lado de la isla.

 A pocos metros, se levanta una pequeñita capilla blanca, que fue traída desde Progreso y que sirve de altar para que cientos de pescadores lleguen durante el mes de julio, a colocar sus veladoras y rezar por el buen comienzo de la cosecha de langosta.

Este archipiélago es conocido por su fabulosa pesca ya que está rodeado de cantiles como los de Isla Triángulo, donde si se ancla un yate de 40 pies con la proa montada en la arena, puede tener debajo de la popa alrededor de 40 brasas de agua a solo metros de la orilla.

También y a partir de esta fecha comienza el arribo de miles de tortugas, que viajan desde cientos de kilómetros a depositar sus huevos en todo el territorio, y que son monitoreadas por biólogos que se trasladan a la isla para tratar de salvar la mayor cantidad posible y que puedan ingresar al mar sanas y salvas.

Increíble la cantidad y diversidad de aves que habitan la isla. Muchas de ellas viajan desde Perú a anidar en las áreas protegidas, al igual que rabihorcados, gaviotas y otras especies. Eso se convierte en una gran sala de conciertos donde millones de aves surcan el cielo con su canto mientras anidan y crían a sus polluelos. Es notable lo agresivo que se tornan las madres cuando uno se acerca, sobre todo si sus crías permanecen aun sin poder volar . Los caracoles ermitaños, son de las pocas especies que habitan el suelo de este paraíso que por carecer de agua dulce, no existen moscos, tábanos o chaquistes, bendición que agradecen los pescadores que pueden arriar una hamaca en cualquier palapa disponible y disfrutar de largas noches en el más natural de los ambientes.

La mañana del juego.

Para ocupar un buen puesto adelante de la pantalla, la mayoría se despertó muy temprano esperando las 9 am y disfrutar el encuentro contra Sudáfrica. Insólito resultaba que a más de sesenta millas mar adentro pudiéramos sumarnos a los millones de mexicanos que junto al “Conejo” pudiéramos defender la portería tricolor en el partido inaugural del mundial de futbol y así fué; y mejor aún cuando llegamos al final con un merecido empate que a pesar de los escépticos, supo a triunfo, y sobre todo se convirtió en la gran captura del día.

Después del partido decidimos quedarnos en tierra para tratar de explorar más de este paraíso poco conocido y poco promocionado para la pesca de altura.

El primer encuentro lo disfrutamos con Sóstenes, mejor conocido como “Sos” el farero, que lleva 20 años de oficio y de ellos 4 dedicados al cuidado del faro y las balizas de Isla Pérez. Su misión en este inhóspito paraje es mantener funcionando todos los señalamientos de las islas, que en este sitio y por sus características tienen una importancia mayor.  Sos comparte muchas veces su labor con alguien por muchos conocido: el amigo de todos, que responde al sobrenombre de “Paxo”.

los muchos que llegan a saludar, a compartir un poco de plática y que Paxo suele premiar con un buen café o un sencillo y delicioso almuerzo preparado por él o Sos,  pues ambos gozan de un carácter excelente, cocinan de maravilla y siempre están prestos a compartir lo que tengan a la mano.

Cuentan que cuando el huracán Dean, que se pronosticaba en rumbo directo a la zona, el comandante de la isla tuvo que acceder a que Paxo cuyo nombre real es Carlos Rodríguez, pescador nato y originario del puerto de Progreso, le firmara un documento que se quedaba en la isla solo, bajo su responsabilidad, cuando hasta los navales fueron evacuados y  Paxo decidió quedarse a cuidar su cabaña, que por suerte no sufrió daños al desviarse el ciclón y darle otra oportunidad al arrecife.

Así lleva 6 años, y llevará muchos más en esa isla donde ya es parte de ella, y a la que un día decidió entregar su suerte por su apego y lealtad incondicional al mar. 

Resultados finales.

Eran ya más de las 5 de la tarde y el arribo de nuevo de las embarcaciones con sus capturas era anunciada por la algarabía y el escándalo que ya caracteriza a este tipo de eventos. Pasaban a la báscula presidida por el Cap. Enrique Laviada organizador del torneo,  todo tipo de especies: wahoos de muy buen tamaño, atunes, negrillos, pargos, sierras, dorados, petos y barracudas, que muchas de ellas pasaban por el área de cocina y deleitaban a todos con deliciosas postas o unas suculentas cazuelas de ceviche para compartir entre los grupos de pescadores y esperar de nuevo la noche entre risas y cuentos, que son parte del encanto de estas actividades y donde el Club de Pesca Deportiva de Yucatán se anotaba su tercer lauro consecutivo.

La “Mostrito” arribó a eso de las 6 de la tarde, ese día se decidió trolear a poco más de 8 nudos con la esperanza de pegar un buen wahoo que al final no llegó pero sí un buen número de capturas entre ellas: un atún, un bonito, dos barracudas, dos sierras, dos petos, un abadejo y otro animal que nunca vimos y que vacío el carrete por completo.

El día y el torneo finalizó lleno de alegría y muchos cuentos y aventuras que dejaba claro el acierto de viajar con estos nuevos  amigos, que saben hacerte sentir de maravillas y donde la cordialidad y el buen trato son un ejemplo a seguir por cualquier operador de servicios.

La fiesta de premiación bajo los toldos montados de la cervecera patrocinadora, fue toda una fiesta amenizada por la algarabía del equipo ganador:  la embarcación “More Tequila” propiedad de Manuel Rojano que se adjudicaba un merecido primer lugar general con más de 800 puntos, seguida de “Be Happy” de Ernesto Rosado y la “Hook Em Up” de el famoso pescador Jaime Lubcke. También se dieron reconocimientos especiales a la picuda y el wahoo de mayor tamaño, que correspondieron a los pescadores  Pedro Castillo y Mario Ceballos respectivamente.

Quedaban atrás tres días de excelente pesca, futbol, y nuevos amigos. Quedaba atrás una experiencia difícil de borrar para cualquier amante de la naturaleza y que antes de partir ya empezaba a extrañar, porque sin duda alguna: Alacranes es otra historia.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]