Artículo
La corvina
Por: Gustavo Slva

Hablaremos ahora de una de las especies que podemos encontrar en las zonas de estuario y zonas bajas en los esteros, así como ocasionalmente en la zona costera, especie que resulta ser de gran interés para el pescador deportivo por sus hábitos alimenticios y por la pelea que brinda cuando utilizamos equipos ligeros.       

Distribución:

Es una especie de aguas tropicales y subtropicales, que se puede encontrar básicamente en el océano Atlántico, desde la costa de New York en los Estados Unidos de Norte América, hasta la costa de la Península de Yucatán pasando por todo el Golfo de México. Es una especie migratoria que se mueve en las diferentes épocas del año y que realiza sus movimientos dependiendo de la temperatura del agua. Cuando empieza el otoño inicia su migración desde las zonas del norte hacia el sur, encontrándose en las costas de la Florida y Texas y en todo el Golfo de México.

Al inicio de la primavera inician su migración de nuevo hacia el norte a temperaturas en las que el agua alcanza los 22 grados centígrados. En nuestro país, la podemos encontrar en toda la costa atlántica desde el estado de Tamaulipas al norte en la costa del Golfo de México, pasando por Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán hasta el norte de Quintana Roo. 

Morfología y algunos datos científicos:

Es un pez alargado y delgado, de carne muy fina y suave, que cuenta con unas manchas de color negro distribuidas en la parte media-superior de su cuerpo que generalmente es de color plateado-gris, sin embargo en zonas de manglar donde el agua se tiñe por éste, puede tener un color dorado. Según los datos registrados hasta ahora, puede llegar a medir hasta un metro de largo y pesar casi 8 kilogramos. Se dice que en promedio pueden llegar a vivir hasta 10 años. En general los machos son más pequeños que las hembras y llegan a medir entre 40 y 50 centímetros, mientras que las hembras pueden tener longitudes mayores a los 60-70 centímetros, y como en muchas otras especies, las hembras son de mayor tamaño que los machos. 

Una de las principales características de la especie es que en la mandíbula superior presenta uno o dos dientes como colmillos caninos muy delgados y grandes, que le sirven para sujetar a sus presas; en la mandíbula inferior cuenta con una fila de dientes de tamaño uniforme. En algunas ocasiones las aletas caudal y laterales pueden presentar un color amarillo.

Para la reproducción, las hembras liberan los huevecillos al agua, generalmente en zonas de sargazo donde son fecundados, y donde se iniciará el ciclo de vida de los alevines, que permanecerán en la zona donde se protegen de sus depredadores.

Los principales depredadores de la especie son la barracuda, el sábalo, el tambor y algunas otras especies que también se encuentran en los esteros. Los alevines consumen zooplancton, los juveniles se alimentan de pequeños camarones y crustáceos y los adultos se alimentan principalmente de peces, como sardinas o pequeñas especies que se encuentran en las zonas donde habita. Generalmente se les encuentra en lugares donde hay vegetación como pastizales que permiten contar con cierta cobertura para realizar la cacería. Es un depredador activo que se encuentra en zonas bajas, pero también puede encontrarse en zonas costeras en profundidades de hasta 10 metros. 

De la pesca deportiva:

Para la pesca de esta especie, es muy recomendable el uso de equipo ligero, que bien podemos controlar con líneas de 6, 8, 10 y máximo 12 libras. Así como cañas adecuadas para estas líneas y carretes tanto de spinning como de casting.

Esta especie puede pescarse con señuelos de goma, con señuelos rígidos y funcionan muy bien los señuelos con ruido como los Rattlin de Rapala o los Bill Lewis Ratltrap, y algunos otros señuelos como los jigs de pelo, pequeños grubs, o señuelos tipo minnow, como los X-rap o Yozury, los Tobimaru o los Rapala Husky Jerk, y las cucharillas ondulantes o spiners en color plateado, que se deben trabajar a diferentes velocidades de recuperación.  En general podemos pescarlo con los señuelos que utilizamos para la pesca del robalo. Hay que mencionar, que uno de los señuelos preferidos de la corvina es el que asemeja un camarón, alimento predilecto que constituye más del 60% de su dieta.

También se pueden utilizar carnadas para su pesca como el camarón, sardinas enteras grandes y si están vivas mucho mejor, (éstas son excelentes para pescar corvinas de buen tamaño).

Cuando se pesca con carnada se puede utilizar un arreglo con flotador, que hará ruido en la superficie llamando la atención de nuestra presa; a este flotador le colocamos nuestro señuelo o carnada dejando caer la línea unos 15 ó20 centímetros.

La otra opción es utilizar un arreglo de plomo corredizo, con un peso ligero, un pequeño destorcedor y un líder donde colocaremos un anzuelo no muy grande, de  2/0, ó 3/0,  al que podemos colocarle carnada y dejarla por un momento en el fondo, y moverla lentamente.

Una de las referencias para localizar corvinas, es observar en la zona de pesca, gaviotas cazando sobre la superficie. Podemos lanzar ahí mismo, ya que las corvinas al cazar, hacen que los pequeños peces o crustáceos suban cerca de la superficie, y ahí las aves también cazan y aprovechan esta “simbiosis”.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]