Artículo
CAZA EN ALTAMAR PRIMERA PARTE
Por: Marko Alacaraz Ley

La pesca de grandes pelágicos se desarrolla mayormente en altamar y en zonas litorales de gran fondo colindantes a ella.

Si de pesca hablamos, se entiende por “altamar” o “aguas oceánicas” a aquellas localizadas fuera de la plataforma continental.

Si comparáramos el ecosistema superficial de altamar con algún ecosistema terrestre, quizá el que mas se le asemejaría fuera un desierto. La relación de biomasa por metro cúbico de agua es bajísima, de hecho sus aguas azules llevan ese nombre por los niveles tan bajos de clorofila disuelta en ellas, la que por cierto está contenida en el fitoplancton que a su vez es la base de la cadena alimenticia.

Todo esto es necesario conocer, solo para entender que allá afuera hay espacios amplísimos casi vacíos… mucha agua y muy, muy pocos peces.

La habilidad de encontrar esos pocos peces en una zona tan vasta, es un arte más cercano a la caza que a la pesca.

Así como un buen cazador acecha a su presa se prepara y dispara, un cazador de altamar la busca, localiza y después pesca; ofrecer la carnada o señuelo adecuado en el lugar y momento adecuados equivale a apuntar y disparar. Si un pescador solo se interna en el mar a la buena de Dios y su único procedimiento es trolear sus señuelos o carnadas mientras bebe cerveza, es como si fuera de cacería y disparara sin apuntar.

Los cazadores de altamar más exitosos poseen la habilidad de tomar decisiones basadas en el razonamiento de las situaciones, la interpretación de los signos que sus sentidos perciben del medio marino y la aplicación inteligente de la tecnología, pues su presa además de esquiva es invisible la mayor de las veces.

Encontrar una zona propicia para pescar es el primer paso para tener la oportunidad de ofrecer nuestras carnadas y señuelos, es obvio que no pescarás nada si troleas tus señuelos en donde no hay nada que pescar. Al encontrar los peces, un buen cazador potencializa las oportunidades de lograr hacerlos morder, para retenerlos pelearlos y al final cobrarlos.  

SIGNOS

Son eventos del medio ambiente, algunos muy sutiles, otros más que evidentes que nos brindan información muy valiosa, tenemos que estar siempre muy atentos para percibirlos. 

Aves Marinas.-

Las aves marinas son los ojos del pescador. Cada especie tiene comportamiento y costumbres particulares que podemos interpretar para obtener buena información, esta interpretación puede tener bases científicas o empíricas.

Las Tijeretas; rabihorcados o fragatas; Son muy valorados pues poseen una curiosa forma de simbiosis con los picudos. Suelen seguirlos por millas esperando la oportunidad de comer los peces atarantados por los ataques de marlins y velas o sus despojos. Observar a una tijereta volando a media altura en patrones circulares  puede significar un picudo bajo ella. Si vuela muy alto y en zigzag, está buscando peces igual que nosotros, es conveniente seguirla o buscar en esa dirección y no de donde viene pues allá es obvio que no encontró nada. Ver a una tijereta caer en picada sobre determinado punto nos revela el punto de un comerío, verla revolotear a ras del agua y compitiendo con otras significa que hemos encontrado un buen lugar para pescar. Ver más de una tijereta haciendo lo mismo potencializa el asunto. Es curioso como las tijeretas persiguen y vigilan a los picudos, no pocas veces he visto tijeretas sobrevolando en círculos a los marlins ya prendidos del otro lado de la línea.

Pájaro Bobo de Pecho blanco.- Son excelentes pescadoras y poseen una vista muy aguda. Se trasladan en grupos y vuelan directo a donde está su comida y donde está su comida está nuestra pesca. Se alimentan de pequeños peces y calamares realizando espectaculares clavados desde grandes alturas con el propósito de hundirse y atacar los bancos de carnada desde abajo. Son madrugadoras, por lo que si vez a un grupo de ellas que va en cierta dirección y al poco rato vez otro grupo yendo a donde mismo, puede ser buena idea seguirlos, solo hay que tener cuidado pues puede que vayan hacia una zona de pesca muy lejana  y fuera de nuestro alcance. Suelen formar “pajaradas” de cientos de individuos.

Pájaro Bobo de pecho pardo.- Son un dolor de cabeza, pues pueden seguirte por millas dando cuenta de tus preciosas carnadas y señuelos, lo peor es que también dañan leaderes y líneas con sus picotazos y enredos, muchas veces su blanco son los snaps swivels lo que nos obliga a revisar la línea constantemente. El tener un escuadrón de ellos sobre de ti es desesperante, también es signo de que en esa zona la carnada está escasa, además de pensar en ahuyentarlos, tenemos que pensar en cazar en otra zona mas productiva. Existen varios métodos para deshacerse de ellos, y puesto que la escopeta no es una opción al ser especies protegidas, una resortera puede servir, aunque son más eficientes para descargar nuestra frustración que para ahuyentarlos. Andy, un viejo pescador americano y compañero de mi gran amigo Miguel Berra nos enseño de niños varios trucos para alejarlos, uno de ellos era levantar las carnadas y esconderlas de su vista, detener la lancha y tirar al agua varias piezas de pan (de los sándwiches), posteriormente alejarse de ahí y mucho mas adelante volver a tender las líneas; la verdad fue hace mucho tiempo y no recuerdo bien su funcionaba o no, lo que si no olvido es que con Andy pasábamos hambre. (solo un chascarrillo para recordarte con estima mi buen Andy). Otro método mucho mejor para la panza pero nada bueno para la memoria de nuestras progenitoras es regalarles estos latosos pájaros a otro bote. Simplemente identificas una lancha en las inmediaciones que esté troleado lento (o sea que esté pescando con carnadas) e inocentemente trazas un rumbo convergente a ella, una vez que veas que tus pájaros comienzan sus ataques a sus carnadas, discretamente levantas líneas y te alejas inmediatamente de ahí sin voltear hacia atrás… también es conveniente apagar el VHF por un rato.

Petreles blancos; son unas pequeñas avecillas de color blanco, del tamaño de una paloma pero con las alitas mas largas y picudas, de un volar muy bajo, zigzagueante y nervioso; pescan realizando rápidos y superficiales clavados, como si temieran algo en el agua (les sobran motivos) no forman grupos muy numerosos. A estas aves se les relaciona con los atunes. No es necesario tener una pajarada muy grande de ellos para sentirse nervioso, a veces debajo de dos o tres de ellos se hacen buenas pescas.

Cualquiera que sea el caso, evita cruzar una pajarada por el centro, echarás a perder todo el trabajo que hicieron los predadores al haber acorralado la carnada contra la superficie, mejor pesca en la periferia. Si la pajarada se mueve rápido, identifica el rumbo que sigue y afánate en la zona delante de ellos. Si en verdad va rápido, intenta con un spread muy largo que te permita aumentar la velocidad, compacto para aumentar las posibilidades de dobletes y con señuelos de cabeza simétrica para disminuir enredos, cuida tus vueltas. Al llegar a la pajarada no la rodees, eso solo hará que tus lures del lado del giro pierdan velocidad y dejen de trabajar bien, por lo mismo darás al traste con cualquier efecto de contraste intentado con un buen spread de señuelos y en el momento menos indicado; es mucho mas efectivo realizar pasadas y mas adelante girar en redondo en patrones de “8” o de trébol.   

Mamíferos marinos.-

Los delfines, toninas, ballenas etc. suelen ser signo de que estamos es una zona prometedora, tan simple como pensar que si en el área hay comida para alimentarlos a ellos, igual la habrá para alimentar a nuestras presas. Mis preferidos son los delfines tornillo o spinners, pues giran en al aire al saltar. También los identificas porque tienen su aleta dorsal con su curva hacia delante por lo que algunos los llaman delfines de aleta volteada. Estos delfines suelen formar grupos enormes y acompañar a los bancos de atún. A veces el cardumen se mueve delante de los delfines y a veces atrás de ellos, hay quien sabe identificar cuando sucede cada cosa; yo lo que te puedo recomendar es que si se mueven rápido primero des una pasada al cardumen por delante, continúa y gira mas adelante, para cuando regreses podrás trabajar la parte de atrás del grupo de delfines; si lo haces al revés para cuando regreses después del giro, no los podrás alcanzar sin hacer variar la velocidad, cosa que por cierto es muy perjudicial para la causa, por alguna razón los cambios en la velocidad de troleo ahuyentan a los peces. Los delfines suelen golpear la superficie del agua con sus colas, popularmente se cree que lo hacen para asustar a los peces y hacerlos que hagan bolas en las que ellos comen mas fácil. 

Líneas de basura.-

Las corrientes oceánicas arrastran objetos flotantes de todo tipo; para trabajar eficientemente una línea de basura, primero debemos identificar el sentido de la corriente, esto puedes hacerlo obteniendo el diferencial de las velocidades SOG y TS de tu GPS o bien simplemente observar los pececillos debajo de los objetos y ver de que lado están, siempre estarán atrás de ellos en el sentido de la corriente. Es importante esto porque es mucho mejor pescar a favor de la corriente. No todas las líneas de basura o mejor dicho de objetos flotantes son buenas; las mejores son las que llevan objetos viejos, los identificas porque están cubiertos de balanos y escaramojo, signo de que vienen de muy lejos y de que esa corriente es larga y constante. Las no tan buenas son las que incluyen ramas verdes o lirios verdes. Las corrientes a veces son muy discretas y no son muy anchas y es fácil cruzarlas sin observarlas por lo que siempre tenemos que estar atentos. En otras ocasiones son más amplias y con ramales, lo mejor está en el centro de la corriente que identificas pues en ella están los objetos más grandes.  

Objetos flotantes.-

Pueden estar en el centro de una corriente o simplemente en el medio del mar y son como un regalo del cielo para un pescador salado. Son como oasis en un desierto, atraen y retienen a los peces, grandes y pequeños. Dentro mas grande es el objeto, mas es la atracción, aunque a veces hasta debajo de un coco puedes encontrar a un gran marlin. Es importante no chotear o escandalizar el lugar, para evitar ahuyentar a nuestras presas, lo mejor para pescar en las inmediaciones a muy baja velocidad o al garete y la carnada viva (o en su defecto fresca) es la elección. No es necesario que estés literalmente a su costado, de hecho no te le acerques mucho por lo antes comentado. Debajo de esos objetos puedes encontrar dorados, tiburones, velas, marlins, pargos, medregales, garlopas, atunes… etc.  pasando por todo tipo de pececillos y calamares. Puedes incluso obtener tu carnada viva ahí mismo, con unos sabikis o pequeños jigs. A veces lo bueno está a varios metros debajo del objeto, bajar una carnada con plomo o un buen jig es siempre buena idea. Hay ocasiones que en cierto punto en el mar se obtienen capturas tras capturas, y es gracias al plotter que sabemos que en un justo lugar en donde aparentemente no hay nada, hay excelente pesca, esto puede significar la presencia de un objeto flotando a media agua. Por si las moscas, siempre que tengas un strike o captura ciega (sin observar ningún signo aparente) procura regresar sobre tus pasos y repetir una segunda o tercera pasada.

Medusas.-

En altamar en ocasiones nos topamos con bancos enormes de medusas, por alguna razón en ciertos momentos se multiplican y se mueven con las corrientes. Definitivamente que son perjudiciales para la pesca, sal lo antes posible de esas aguas. Las medusas siempre nadan con sus copos enfrentando la corriente lo que nos ayuda a identificar la dirección de ella; traza un rumbo perpendicular a ella para escapar de esa corriente venenosa. Desconozco sus nombres científicos pero las peores tienen el copo del tamaño de un limón con tentáculos verdosos del largo de agujetas.  

CONTINUARA…


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]