Artículo
Project tarpon
Por: Piolo Requejo

Dentro de los muchos esfuerzos que diversas organizaciones como la Universidad de Miami, la Bonefish and Tarpon Trust y el Project Tarpon han venido realizando en los últimos 10 años, destaca el programa de rastreo satelital de sábalos en el Golfo de México. Mediante este programa de índole internacional, se les han implantado rastreadores satelitales a aproximadamente 200 sábalos en Veracruz, Texas, Louisiana, Alabama, Florida, Nicaragua y Trinidad y Tobago.

De estos sábalos que han sido marcados y liberados, destaca el que fuera marcado con el rastreador número T-166; este ejemplar fue capturado y liberado frente a Port O’Connor, al sur de Houston, Texas, el día 10 de octubre del 2014 a bordo de la embarcación “Lilly Beth”, un bote de consola al centro de 26 pies de eslora con un motor dentro de borda.

Lo capturaron utilizando un señuelo llamado “Coon-pop” bautizado en nombre de su creador un capitán de Louisiana llamado Lance “Coon” Schouest y que consiste en un anzuelo circular o Japonés 9/0 al que se le pone un plomo de entre una y tres libras con una cola plástica, el cual simplemente se castea frente al cardumen de sábalos o se jiggea despacio en el fondo. Una vez que el sábalo fue arrimado a la embarcación, se midió dando 1.98 cm de largo por 1.12 cm de contorno; el peso estimado que se obtiene por la fórmula desarrollada por el Dr. Jerry Ault de la Universidad de Miami fue de 90.3 kg. (199 lbs.), uno de los sábalos más grandes marcados y liberados.

El rastreador que fue utilizado es un http://www.igfa.org/images/uploads/images/PAT%20and%20miniPAT.jpg(PAT Tag), que en contra de la creencia popular no transmite su posición constante, si no que graba ubicación, profundidad y salinidad del agua cada minuto. El rastreador programado para que en determinado tiempo se libere, salga a la superficie y trasmita un resumen de la información vía satélite, también envia su posición para que de ser posible se recupere físicamente, si se logra recuperar el rastreador, se obtiene toda la información, minuto a minuto.  Este rastreador estaba programado para que se liberara el día 10 de diciembre del 2014 y se liberó según lo estimado, muy buena señal, ya que significa que el sábalo no fue capturado y el rastreador inutilizado.  El rastreador del sábalo T-166 salió a la superficie en aguas costeras entre Paraíso y  Frontera en el estado de Tabasco, frente a la desembocadura del río Grijalva, (el segundo más caudaloso de la República  Mexicana); el rastreador a los 10 minutos de salir a la superficie empezó a mandar su ubicación vía satélite, estuvo a la deriva durante dos días y se le agotó la batería razón por la cual solo se obtuvo el resumen de la información recolectada. El dato más curioso obtenido fue que el ejemplar bajó a 185 pies (56 metros)  de profundidad, raro en esta especie, ya que pasan la mayor parte del tiempo entre los 30 y los 60 pies (10 y 20 metros).

Revisando en los archivos meteorológicos con la ayuda del LCA Federico Acevedo Rosas, meteorólogo de la Secretaría de Protección Civil de Veracruz, se pudo comprobar que el frente frío  número 12 barrió el Golfo de México con un “norte” violento con rachas de vientos superiores a los 110 km/h.

Esto apoya la teoría de que esta especie en particular busca las aguas más profundas para escapar del oleaje y tardan unos cuantos días en volver a la superficie. Inclusive la gráfica demuestra que unos días antes de que el frente frío pasara por el litoral del Golfo de México, el espécimen en cuestión, junto con su cardumen, buscaba aguas más profundas, ya que los sábalos son muy susceptibles a los cambios de presión. Conforme la presión atmosférica bajaba en preludio del frente frío ellos descendían en busca de protección, siendo este, un mecanismo de autodefensa.

Además del sábalo T-166, han sido marcados y liberados en las costas de Texas un total de ocho sábalos durante el otoño del 2014 y se presume que todos se han dirigido a aguas mexicanas. El próximo rastreador fue programado para que se libere y salga a la superficie el 15 de febrero. Éste fue implantado el 15 de septiembre a un ejemplar de 77 kg. (170 lbs.), que fue capturado en la misma zona de pesca.

Por último, para concluir este artículo, se hace una invitación  a todos nuestros amigos  pescadores que si encuentran alguno de estos rastreadores satelitales, ya sea flotando o bien en la playa, los reporten con Angel Luis Requejo al correo electrónico: piolo_r@hotmail.com o con Scott Alford en su página web  http://projecttarpon.com/PATresearch.html  o la página de la Universidad de Miami  http://www.bonefishresearch.com/index.html.

Debido a que estas organizaciones invierten mucho dinero además de esfuerzo en capturar, marcar y liberar estos sábalos para obtener este tipo de información que científicamente vale más que el dinero, se agradece infinitamente este tipo de  aportaciones ya que la clave a la preservación de esta especie tan estimada entre muchos pescadores deportivos puede estar contenida en uno de estos rastreadores.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]