Artículo
Tras la captura del red fish
Por: Rolando C√≥rdoba

Aunque no se encuentra en aguas yucatecas donde viví mis últimos años en México, -ahora vivo cerca de Tampa en la Florida- desde hace mucho tiempo he estado tentado por su captura. Todos los reportes apuntan que es de las especies más cautelosas, prudentes y difíciles de apresar, por lo que no es noticia que los guías  inviertan mucho tiempo ubicando hacia donde se mueven según las condiciones del tiempo, para asegurarle a sus clientes la oportunidad de buenas capturas.

Se podría asegurar que el red fish junto al robalo, son de los peces más hermosos que podemos encontrar. Su color cobrizo en el lomo degradado hasta un blanco puro en el vientre crean cuando se expone a la luz, un efecto perla-metalizado muy peculiar, donde las características del agua y su entorno, puede intensificar o variar estos tonos.

Por esta razón pueden encontrarse especies de color beige claro, hasta cobrizo o rojos intensos, mientras su cola puede ir desde amarillo claro hasta un naranja fuerte a un azul metálico, dependiendo del alimento y las características de las zonas donde se desarrollan.

También se le nombra tambor rojo, porque en épocas de desove el macho articula unos sonidos como de percusión para atraer a las hembras igual que al momento de la captura, cuando emite una especie de gruñido -como molesto- similar al de su primo el tambor negro.

En estado natural, son comunes en las costas de Lousiana, Texas, Mississippi y por supuesto la Florida donde se mueve a través del Atlántico y las costas del Golfo de México. Cuando es joven y antes de la madurez total, vive mayormente en los flats y bocanas hasta alcanzar la edad aproximada de cuatro años. Después se desplaza en su mayoría hacia aguas azules, sobre todo a plataformas, estructuras de rocas y playas profundas donde puede vivir hasta sobrepasar los cuarenta años de vida. Sus épocas de desove son al final del verano y durante el otoño siendo sexualmente reproductivos a partir de los 4 años de vida, época en que ya los machos pueden medir unas 16 pulgadas y las hembras 34. Los estudios dictan que una hembra puede poner entre 300,000 a 2.5 millones de huevos que va a incubar durante las próximas veinticuatro horas.

Muchos estudios afirman que el peculiar lunar al inicio de la cola ayuda engañar a los depredadores cuando deciden atacarlo por la “supuesta” cabeza donde al parecer, ubican el ojo, engaño que muchas veces aunque herido, le permite sobrevivir.

Está comprobado que muchos ejemplares pueden tener más de una mancha -hasta cientos en cada lado- lo que resulta difícil es que no tenga ninguna y los que presenten más de una, se asegura que pueden perderlas con el tiempo,  razón que aclara el por qué los ejemplares de mayor tamaño por lo general, presentan una sola mancha grande y hasta 2 o 3 más pequeñas.

El red fish tiene muy buen olfato, utiliza su nariz para escarbar su alimento en el lodo, entre pequeñas plantas en el fondo o localizar pequeños cangrejos o camarones que se esconden entre las conchas de los cementerios de ostras y las zonas de hierbas. Recuerdo que cuando comencé a explorar los flats de la Florida, me topé con un señor que estaba vadeando a un lado mío, me acerqué buscando ayuda para saber qué encontrar y dónde y le mostré mis plásticos para el red fish, de forma tajante me sentenció: “Los camarones están bien, pero si no le echas esencia seguro que no vas a pescar nada”  y por supuesto después de haber tenido capturas con plásticos sin ninguna esencia, entendí que su veredicto es parte de un mito generalizado, porque como sabemos… en todas partes se cuecen habas.

Su alimento durante el verano lo constituyen las sardinas, el ping fish, sábalos pequeños, el lenguado, la lisa o liseta y el pez cabeza de serpiente, que conocemos en Yucatán como iguano.  En el invierno cuando  lo anterior escasea, se alimenta entonces de camarón y cangrejos pequeños (dos de sus comidas preferidas) que también constituyen de las mejores carnadas para capturarlo a fondo o usando flotador. Muchos afirman que cuando andan en escuelas, pueden reunirse tantos ejemplares (algo que aún no me ha tocado ver) que el agua de lejos puede parecer rojiza y cuando encuentran alimento juntos, se dice que puede formarse un frenesí tan intenso, que pareciera de especies mayores y más agresivas.

A diferencia del robalo, que su mandíbula inferior es más larga y come mayormente de frente, el red fish tiene una boca ancha y su mandíbula inferior es más corta que la superior, lo que facilita comer del fondo con más comodidad, atacando también en la superficie poppers, o mejor aún, paseantes recobrados a velocidad media.

Cuando busca alimento en los bancos de ostras lo hace en aguas tan bajas que muchas veces es imposible llegar en embarcación, lo que impone el uso del kayak o el vadeo, sobre todo en la modalidad de wadin. En ese momento que se encuentra a flor de agua, suele ser muy asustadizo y precavido porque se sabe vulnerable incluso para algunas aves de rapiña, lo que impone mucha cautela por parte del pescador. 

Si hay frío, cuando encuentra la luz del sol, suele apostarse de espalda al viento durante algún tiempo, lo que se conoce en estas aguas, que el pez se encuentra de “sunning” o asoléandose.

Tratándose del equipo, lo ideal son cañas de 6-7 pies con línea de 10 a14 libras y leader de 20-30 libras de fluorocarbono, si el agua está muy clara, mejor reducirlo a 15 libras.

Con relación a señuelos duros, son mejores los pequeños minnow o jerkbait así como poppers o paseantes, estos útimos, de sus preferidos. Es un pez muy adicto a las gomas, sobre todo los CAL Shad, los camarones y los cangrejos de DOA y últimamente los camarones VuDú de Egretbaits de 3 y 4” que están resultando una verdadera tentación para algunas especies. También los Lil John de 3 ¾” que fabrica y vende Mirrolure están obteniendo buenos reportes. Debo comentar que los Lil John traen esencia de fábrica, lo que quizás apoye si la sentencia del olor fuera cierta, que el red fish ataca más siguiendo su olfato.

Desde que comenzó mi lucha por lograr capturar un red fish, he invertido mucho tiempo tratando de entender su naturaleza asustadiza. Increíblemente el menor ruido lo previene y si no sabe de qué se trata o siente el peligro muy cerca, puede quedarse totalmente inmóvil mimetizado con el fondo, siendo muy dificil ubicarlo desde arriba incluso con lentes polarizados …

Uno sabe que estaba en un punto cercano, cuando se ve una sombra que sale  de forma violenta a refugiarse dentro del mangle o buscando aguas profundas, lo que se nota por alguna zona de turbulencia que aparece de golpe en el lodo, quizas algún coletazo en la superficie si el fondo está muy bajo... donde aparentemente estuviera apostado segundos antes.

El primero que logré atacó un DUO de apenas 7 centímetros cuando me ocupaba de fotografiar el artículo sobre wadin, pero debo admitir que me ha resultado mejor con señuelos suaves.

En ocasiones que me adentro a los flats o me bajo del kayak, hemos estado intentando en aguas de entre 3 y 4 pies, sin poder lograrlos, sin embargo a la hora de irnos  me los he encontrado en la salida, en la orilla misma en grupos pequeños de 3 ó 4 ejemplares y en aguas bajas -a lo sumo de 2 pies- donde he capturado algunos con los Lil Jhon de Mirrolure y últimamente con los camarones de 3” de Egretbaits.  Quiero detenerme en estos camarones que hace solo meses aparecieron en el mercado de EEUU. No sobrepasan la fama de los DOA aún y menos sus récords de capturas, aceptando  que los DOA son de menor costo y poseen más variedad de colores, pero los Egretbaits tienen dos cualidades excelentes:

1.-La forma del plomo expuesto permite quedar parado en el fondo, casi vertical, moviendo la colita por la corriente.

2.-Lo que creo es la mejor solución, es que la cola son segmentos de goma independientes fundidos sobre una malla muy resistente que  garantiza sus movimientos. El costo es de $7.99 x blíster con 2 pzas. y les aseguro que valen la pena, he tenido varias jornadas con capturas de 4-5 ladys, igual de jureles, uno que otro robalo y de los dos camarones, el que estoy usando, se mantiene como nuevo.

Por estas tierras las reglas cambian según la región, pero generalmente se permiten dos capturas por pescador por día, entre los 18 y 27”,  si alguna sobrepasa las 27”, la cuota permitida se reduce a una sola pieza. El récord actual es de 52.5 libras.

Mi mayor “red” de talla hasta ahora, lo logré vadeando pescando con flotador; con un pedazo de camaron muerto, amarrado con braid en un anzuelo 3/0,  capturado con mi Symetre 2500, mi caña Yamasaky,  línea Tuf Line braid de 15 libras con líder PLine de 20,  recobrando muy lento con un flotador tipo popper, en una zona cercana a unos pastizales en la orilla. No salta como el robalo pero lo supera mucho en corridas, sobre todo en fuerza, lo que me hace entender la preferencia por esta especie cuando se pesca en aguas bajas.

No me queda más que comprometerme con nuevas reseñas y  el aprendizaje, para continuar... detrás del red fish.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]