Artículo
Técnicas, trucos y consejos sobre la pesca del dorado
Por: Marko Alcaraz Ley
El Dorado puede ser pescado deportivamente mediante una gran variedad de técnicas, la eficacia de una respecto a otra en realidad solo dependerá de las variantes del medio y de la habilidad que tenga el pescador para aplicarlas y adaptarlas. Se mueve en cardúmenes cuando es de talla pequeña, a medida que crece, lo hace en parejas y estas a su vez forman grupos dispersos en las zonas de caza como corrientes, cortes de agua, líneas de basura flotante, y en especial en zonas aledañas a objetos flotantes tanto fijos como libres. En la tardía temporada de lluvias del Pacifico suele acercarse a la costa pero son ejemplares jóvenes, los mayores lo harán entre noviembre y marzo. Cuando se acerca a la costa, son las desembocaduras de ríos, puntas, cañones y bajos, buenos lugares para buscarle, siempre y cuando éstos sitios colinden con grandes fondos.

El Dorado es reconocido por su voracidad que le permite atacar señuelos de un amplio rango de tamaño, desde un lure de plumas de pocos centímetros hasta enormes vinilos de su mismo tamaño. Hablando de carnadas, puede atacar desde barriletes vivos tendidos para el marlin, hasta pequeñas sardinas o tiras de carnada. La regla básica de esta pesca debe ser la observación del medio y la rapidez con la que nos adaptemos a él. El dorado nada y caza en grupos o parejas en ciertas zonas difusamente delimitadas, por lo que para ser exitoso se debe pensar en maximizar los piques siempre buscando dobletes o tripletes al tiempo que en nuestra búsqueda no nos salgamos del área de caza ni la fastidiemos. Para facilitar los dobletes es importante presentar un patrón de troleo relativamente compacto y en paralelo. Para no salirse del área de pesca es importante identificar cuál es el foco de atracción para los dorados que hemos encontrado, ya sea un sistema de corrientes, un bajo, cardúmenes de carnada, objetos flotantes o suspendidos y una vez identificado el foco, trabajarlo con paciencia. En este sentido el ejemplo más claro es el tener la fortuna de encontrar un objeto flotante con un gran número de dorados a su alrededor,  pero si hacemos pasadas muy continuas, rápidas, cercanas y/o maniobras muy atropelladas y ruidosas, el cardumen termina por dispersarse después de solo una o dos capturas, pudiendo haber tenido potencialmente la oportunidad de celebrar ahí toda la pesca del día.

Equipos

Un equipo adecuado para el dorado debe ser relativamente ligero, que permita maniobrar con una mano (para tener lista la otra para actuar si lo requerimos) con un freno respetable y regular capacidad de línea. Carretes como los Shimano TLD 20, Tiagras 16- 20, Penn Senator 4/0, Makaira 16-20, Penn International 16-20 y cañas de acción 30 # son adecuadas. En cuanto al libraje de la línea, yo no recomiendo ir muy bajo (no al principio) y creo que líneas entre 30 y 50 libras son más que suficiente.

Durante esta pesca los equipos se manipulan mucho, me refiero a que deben ser retirados de la borda para facilitar las maniobras, y dependiendo del bote, significa que deben ser acomodados en ciertos sitios para que no estorben, y estas maniobras fomentan daños o golpes en las bobinas, con los consiguientes daños que lleva a perder peces y señuelos, por eso debemos tener mucho cuidado y saber de antemano dónde vamos a colocar los equipos en caso de uno o varios piques.

Troleo con carnada muerta

El troleo con carnadas muertas es una técnica sumamente eficaz, divertida, y por lo mismo popular. Las carnadas por lo general suelen ser las que están disponibles en el lugar: lisas, lisetas, balyhoos, ojotones, sardinas, macarelas, cocineros o cojinudas, pez volador, tiras de calamar o pancetas de barrilete. Los montajes pueden ser ondulantes, nadadores y chapoteadores. De todas las carnadas, la mejor siempre será la del mismo lugar y momento. Si tenemos la oportunidad de hacerla nosotros mismos mediante sabikis  o atarrayas, ¡que mejor! , pero como esto no siempre es posible, lo más práctico es hacerla o comprarla con tiempo, prepararla (salarla o congelarla) y alistarla para que la tengamos en las mejores condiciones posibles.

En cuanto a su tamaño, son las carnadas de “a cuarta” (15-20cm) mis favoritas para este asunto, por su balance entre su porcentaje exitoso de enganches vs. su volumen que permite mayor atracción, independientemente de su especie.

En un patrón de troleo de puras carnadas muertas, es muy conveniente ofrecer cierta variedad de acciones, y no es por ofrecer opciones atractivas para el dorado pues este señor no se anda con miramientos y atacará a una nadadora con las mismas ganas que a una chapoteadora (siempre y cuando estén bien presentadas), sino porque en el ínter, con esta técnica, igual nos cruzaremos en el camino de una variedad de pelágicos que sí merecen un poco más de arte en el armado.

En cuanto a anzuelos, estos dependerán del tipo de armado a usar como el Salmon Hook de Mustad 95170 en tamaños 8/0 y 9/0  para armados con el anzulelo interno. Para armados externos, sin duda el anzuelo circular es la opción y entre ellos el Owner Saltwater Mutu tamaños 7/0 y 8/0.

En cuanto a los bajos de línea o líderes, podemos decir que con líderes entre las 80 y 100 libras y tan largos como 1.5 a 2 metros estamos cubiertos. Podrían utilizarse líderes más gruesos o más largos pero afectan la acción atrayente de carnadas y señuelos y es innecesario y contraproducente ya que esto complica la acción de embarque/embicherado y fomenta enredos sobre cubierta.

El dorado prácticamente inhala a sus presas, no es muy difícil lograr sólidos y buenos enganches con ellos; un muy corto “drop back” (dar de comer) de 3-4 segundos  y lo tendrás bien firme del otro lado; solo deberás controlar muy bien la bobina pues son ataques muy decididos y veloces.

Troleo con artificiales

El dorado es atraído por señuelos artificiales de gran variedad, tanto en tamaños, colores y acciones, entre ellos y en especial se encuentran los señuelos de plumas, también los de faldas de vinilo, los señuelos duros de acción superficial como los Robert´s Lures y poppers, los señuelos duros profundizadores o diving plugs como Rapalas, Youzuris y Halcos.

Los señuelos de plumas y vinilos son de mis favoritos para el dorado, la acción ondulante de las plumas por la acción del agua les resultan muy atrayente y siguen funcionando a muy bajas velocidades, lo que facilita dobletes pues si mantienes en el agua un señuelo de estos durante una pelea, bien puedes tener un segundo strike en otra línea con la pura deriva de la embarcación.

Quizás el único detalle que tienen los señuelos de plumas es su armado. En general en las plumas se aplican los mismos principios de armados que rigen a los señuelos de faldas. Yo prefiero siempre armados de anzuelos sencillos y libres en la pesca del dorado: por un lado por seguridad del pescador y por otro para mantener una acción de troleo más natural.

Para armar una pluma de forma correcta tenemos que lograr que el anzuelo cuelgue libre sin ningún nudo o atadura que lo mantenga fijo al líder, de esta forma el anzuelo se moverá libremente en sincronía con las plumas, por el contrario, si quedara fijo, las plumas se pegarán a él y el señuelo no tendrá la misma vida.

De igual forma es importante el sistema de apoyo que tenga el anzuelo en la parte posterior del señuelo, pues si quedara alguna colita del líder o nudo malhecho, el anzuelo se torcerá por la acción del agua y el señuelo nadará mal, de lado o hasta girará. Desde luego que un simple anzuelo amarrado con un buen nudo directo al líder y éste dentro de una buena pluma, eventualmente pescará algo, pero créeme, eso en nada se compara con un buen armado si a resultados vamos. Comienza atendiendo estos detalles con los dorados y casi sin darte cuenta estarás pescando cosas aún más grandes.

Es ineludible hablar de colores si también se habla de señuelos; afortunadamente los que atraen al dorado son de una gran gama en señuelos de plumas: morado-negro; verde-amarillo; rosa; rosa-blanco; rojo; rojo-blanco; azul-blanco; petrolero; guacamayo; bandera mexicana; verde-negro y negro. En cuanto a marcas hay muchas: CA Lures, Zuker, Willianson, Tournament Cable, Ilander y las insuperables Chendo -solo comparables a las japonesas de manufactura artesanal.

En mi viaje de pesca a las Islas Baleares y a la Costa del Levante Español el año pasado, les aprendí muchas cosas a los excelentes pescadores españoles José María Carbonell y Juan Carlos Salinas, me ilustré de una manera muy buena de lograr un armado muy firme y a la vez flexible, lo llaman “empatillado” y describiéndolo muy superficialmente consiste básicamente en unir un armado tipo assisted hook al extremo inferior del leader, de manera que la sección de dynema actúe a la vez de espaciador y de unión flexible.

Aquí escribo un extracto de las palabras que el maestro José María Carbonell -dos veces campeón de España y autor de excelentes libros de pesca- comentó en aquél viaje que resumí para los lectores de Troleo:

“Un sistema que me ha dado excelentes resultados con el dorado, es utilizar un anzuelo doble, un destorcedor, remaches de aluminio,tubo termo-contráctil y un buen señuelo de plumas. Los anzuelos dobles son tan buenos que supongo por esa razón no son permitidos por la IGFA en sus récords. Los anzuelos dobles están maquinados aproximadamente a 60° y eso hace que sean muy estables y que ambas puntas naveguen siempre hacia arriba, lo que genera más y mejores enganches. Este armado consiste en deslizar un destorcedor (de buena calidad y resistencia mínima de 200 libras por una de las puntas del anzuelo hasta alojarse en el ojal; posteriormente se introduce un trocito de tubo termo-contráctil y se desliza pasando por el destorcedor hasta la pata doble del anzuelo, en donde finalmente es calentado para obtener el cuerpo necesario en el armado y evitar que el destorcedor se deslice y pierda su posición. Del destorcedor se afirma el líder protegiendo la línea con un trozo de tubito plástico que puedes encontrar donde venden equipos para sistemas neumáticos e hidráulicos.”

“Otra opción es utilizando un shackle o grillete, un anzuelo sencillo de pata corta y recto, remache de aluminio o crimp y tubito protector de 4 cm de largo. Formas una gasa con el remache y el tubito protector y simplemente unes al líder el anzuelo sencillo mediante el grillete. A falta de un grillete, puedes también usar un snap swivel pero solo como última opción ya que suele enredarse en sí mismo, dando al traste con todo el asunto.  

En cuanto a señuelos de faldas, también tenemos una gran y excelente variedad en el mercado: Pakula Uzi, Pakula Cochroach, Pakula Phantom, Pakula Zipper o también los Black Bart Tuna Candy, El Squid Jr; Hex Jet Lure … en cualquier color pero éstos dos últimos recortados en sus faldas 1 ½” .     

Un señuelo poco conocido en México es el Halco Laser Pro, sin embargo les puedo apostar que solo es cuestión de tiempo para que sea uno de los más populares. Son fabricados en Australia con un sencillo pero refinado diseño que les permite ser troleados a velocidades relativamente altas, manteniendo un nado vibrante pero a la vez recto, lo que reduce enormemente los enredos. Sus colores, sonido y en general su acción son simplemente geniales. El patrón de troleo para ellos es en pares, dos de tamaño 190mm –exactamente- a 10 metros de distancia de la popa y otro par de modelo 160mm –exactamente- a 15 o a 20 metros de distancia. Insisto en medidas exactas no por una pesadez, si no para evitar enredos.

Los mejores pescadores de España a quienes aprendí estos trucos, utilizan un medidor de línea portátil para asegurarse de ello, al tiempo que sus líneas las tienen marcadas con plumón para agilizar la maniobra de ajuste. Una quinta línea al centro y hasta atrás cierra el juego, con una pluma, de preferencia marca “Chendo” que por cierto y lo atestiguo: son las mejores plumas del mundo”.

La pelea del Dorado

La pelea del dorado inicia con un ataque decidido y explosivo, seguido de una corta pero poderosa carrera que de repente se convierte en series de acrobacias aéreas al sentir el acero, saltos alternados con corridas superficiales de imprevisibles cambios de dirección; un contrincante formidable en línea ligera; una de las peleas más bellas entre todas las especies deportivas que conozco.

Es importante apuntar que lo anterior descrito corresponde a la pelea de un dorado mediano de hasta algunos 15 kg porque uno mayor, del rango de los 20 kg es un animal completamente distinto, un dorado grande alterna todo lo anterior con poderosas clavadas, utilizando la corriente a su favor incluso resistiendo de forma transversal a la línea o “atravesado”. Un dorado de más de 20 kg es capaz no solo de atacar, también de engullir enormes lures presentados para el marlín azul y de vencer sus frenos sin esfuerzo aparente.

Al pelear a un dorado es obligatorio mantener la línea en constante tensión, el permitir un aflojón de línea es casi igual a perderlo por su tendencia a sacudir la cabeza al saltar, costumbre que resulta en anzuelos zafados afortunadamente para ellos. Algo que puedes hacer para reducir este asunto es siempre mantener el bote en “muerta avante”. 

El pez de mis “sueños guajiros” siempre ha sido un dorado de 200 kgs, estoy seguro que serían obsesivamente invencibles… pero por otro lado que bueno que no es así porque conociéndolos, estoy seguro que también devorarían náufragos.

Un dorado quema muy rápido sus energías y cuando las ha agotado transformándola en bella lucha, finalmente se deja guiar superficialmente y siempre de forma lateral hacia el bote, pero que esto no te engañe, el dorado siempre juega sucio y guarda la suficiente cantidad de “gónadas” para el final y si te toma descuidado, te puede hacer pasar un mal momento, en este sentido son animales tan bellos como peligrosos pues son los causantes de un gran porcentaje de accidentes a bordo de botes deportivos.

El cobro y sacrificio del Dorado

Todo ha salido bien y ahora tienes a un bello dorado junto al bote, no te confíes porque aunque parece haber terminado la guerra, en realidad comenzará otra batalla. Una maniobra de cobro limpio y relativamente segura inicia alistando toda el área de maniobra, limpiándola de equipos, hieleras, cañas, señuelos, mirones y demás estorbos potenciales; muy en especial prepararemos el lugar en donde el dorado será depositado una vez enganchado, pues un dorado enganchado cacheteará con su cola todo y a todos alrededor, lo último que queremos es un tremendo golpe de cola a un compañero o a una caja de pesca con los resultantes proyectiles volando buscando ojos.

Lo mejor es disponer de un cajón o hielera lo suficientemente grande para recibirlo o bien, un área convenientemente limpia como ya lo he mencionado. Después de haber alistado el área y lugar -por favor alista esto antes y no en el momento justo en el que ya tienes el dorado junto a ti- lo que sigue es disponer de un buen gancho y un mejor enganchador.

El mejor gancho es: en el caso de pangas o botes de borda baja, uno corto de 1.00-1.20 metros de mango y en el caso de yates o botes de borda alta uno de 1.5-1.70 metros. Un gancho largo será un estorbo en una panga y un gancho corto será insuficiente en un yate.

El “ganchazo” debe ser decidido y siempre dirigido al área de la cabeza, nunca a medio cuerpo. Un dorado enganchado por la cabeza, colgará permitiendo tener más control sobre él; un dorado enganchado por medio cuerpo, se girará coleando a todos los compañeros circundantes y a uno mismo, y ambos extremos son peligrosos pues en el de la cabeza tenemos al señuelo y si tiene un armado doble el peligro es intrínseco. Del otro extremo la cola castiga a todos por igual.

Para dirigir mejor el gancho debemos conducir en primera instancia el dorado hacia el gancho ayudados por el líder y no lo inverso pues si no lo alcanzamos en el primer intento, deberemos dar una brazada de líder más que nos descontrolará y perderemos el factor sorpresa.

Siempre debemos saber qué tipo de armado trae consigo, si es un señuelo de múltiples puntas como un diving plug o un armado doble manéjalo con toda precaución. Al momento de tenerlo enganchado no sueltes el líder, afírmalo bien con tu otra mano para tener mayor control y evitar que quede libre y pueda sacudírse a cabezazos esos señuelos que saldrán volando y que siempre suelen caer en el lugar menos conveniente.

Conclusiones

El dorado es una de las 6 especies reservadas a la pesca deportiva en la Ley de Pesca. Es una pez de colores especialmente hermosos, con una garra combativa excepcional, excelente en la mesa y por todo, una especie muy buscada por la industria pesquera y explotada de forma indiscriminada por la pesca ribereña furtiva en prácticamente todo el litoral del Pacífico Mexicano.

He participado en 5 foros de discusión convocados por la comisión de pesca de la cámara de diputados para consultar a los sectores la conveniencia de liberarlo junto con las restantes 5 especies a la pesca comercial. Siempre nos hemos manifestado firme y claramente en contra de dichas iniciativas y hasta ahora la pesca deportiva organizada ha logrado contener esos negativos esfuerzos gracias a la mayoría a favor en la comisión de pesca y hasta ahora la razón y el sentido común ha prevalecido. Sin embargo, la rapiña continúa en el Pacífico y es necesario detenerla ya y que no terminen los esfuerzos en sólo gritos al aire. Si tú eres un pescador deportivo que respeta y ama esta especie y te sientes ofendido al ver como depredan y acaban con este patrimonio que la ley reserva a la pesca deportiva, te invito a que le escribas una carta con tus impresiones a:

Lic. Rigoberto García Soto; Director Nacional de Inspección y Vigilancia CONAPESCA: rgarcias@conapesca.gob.mx.... con copia al Dr. Bernardino Muñoz; Coordinador del Programa Nacional de Pesca Deportiva CONAPESCA; bmunoz@conapesca.gob.mx  

Apoyemos los programas de inspección y vigilancia así como todas las acciones que hagan respetar la Ley de Pesca vigente.

Si tienes observaciones o denuncias específicas escríbelas y envíalas a dichos funcionarios. También escribe a tus legisladores, exígeles que sus acciones y votos beneficien a las especies deportivas y no lo contrario, no olvides mencionar que eres pescador deportivo y que también votas.

Comencemos dando el ejemplo, capturando dos ejemplares de dorado por pescador por día y aunque la ley de pesca no especifica tamaños, siempre libera todo dorado menor a 70 cms.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]