Artículo
Aldo Aguilar: mirarse por dentro
Por: Rolando Córdoba en entrevista de Manuel Solís

El encuentro con este hombre que se esconde tras una sonrisa limpia, pasó de una cita de trabajo a una charla amena. Aldo inspira mucha paz, mucha confianza en sí mismo. Su hablar convence, pareciera que lee mientras mantiene una conversación fluida y coherente, lo que agradece cualquier oyente.

Su familia y su amor por el mar forman el espacio donde convive con la pasión que lo ha llevado y lo sigue elevando a la cima, donde entre otros triunfos, ostenta el más alto reconocimiento que otorga el Estado de Yucatán: el Mérito Deportivo, por los logros obtenidos de forma ascendente en su carrera.

Dentro de su vida como empresario siempre hubo tiempos para el deporte hasta que un trágico encuentro en el campo de futbol, postra sus anhelos por varios meses donde la voluntad para rehabilitarse y la búsqueda de una nueva alternativa física, logran acercarlo nuevamente al mar, sin que supiera que esta vez sería de forma definitiva.

¿Aldo, cómo te inicias en el buceo de apnea?

“De manera formal me inicio en el buceo con tanque “scuba” como comenzamos muchos, donde por casualidad conozco en el puerto de Progreso a Orlando “el Tata” Lanza, un excelente apneísta y pescador submarino de nacionalidad cubana, gran personalidad de este deporte que se convirtió en mi amigo y mi primer instructor.

Me gustó tanto el concepto de la apnea –continua Aldo, que quise conocer más y más, y entender otras perspectivas al respecto y empecé a leer todo lo que encontraba en libros y en internet sobre la especialidad; tomando todos los cursos que podía entre los que recuerdo uno muy bueno con el israelí Aaron Solomon, entrenador de apneístas de talla mundial.

Convencido de que este era mi nuevo reto, conocí y entrené con Alejandro Lemus Nava, un excelente atleta mexicano, campeón absoluto de apnea a nivel nacional y con gran reconocimiento a nivel mundial, con quien inicio mi carrera como instructor internacional de apnea. Poco después tuve la oportunidad de colaborar con el 11 veces campeón mundial de apnea y poseedor de 2 récords Guinness en la misma disciplina: Carlos Coste, venezolano y una gran figura de este deporte.

Luego de mi experiencia como auxiliar de Coste, me sale la oportunidad de entrenar y aprender del campeón mundial de apnea dinámica Goran Colak, croata, con quien terminé de desarrollar mis técnicas.

Gracias a todo este aprendizaje y estando muy “sumergido” en el tema, me propusieron ser el “coach” de la selección mexicana para el mundial de apnea en Francia con la buena suerte de lograr para México varios récords, lo que me valió la designación del “mérito deportivo yucateco por actividades subacuáticas” por dos años consecutivos, que agradezco y por supuesto me compromete a continuar impulsando este deporte.”

“Realmente la apnea es un deporte en crecimiento en México y poco a poco se va sumando más gente ya que se trata de una actividad muy completa que requiere preparación física, mental, y emocional…”

Nos comentas de marcas, récord Guinnes… ¿cuántas especialidades tiene la apnea y en cuáles te enfocas?

“La apnea tiene varias especialidades y subespecialidades, pero realmente las que más se practican en el mundo son la apnea estática, que es aguantar la respiración el mayor tiempo posible, solo sumergiéndote; la dinámica, que es recorrer la mayor cantidad de metros en nado horizontal y la de peso constante, que es sumergirte buscando la mayor profundidad aguantando la respiración… Yo practico las tres constantemente. Hace poco en el DEMA Show de  Orlando, Florida, me tocó realizar una demostración con el campeón mundial de apnea estática Martin Stepanek, ahí realicé una exhibición aguantando la respiración 5 minutos”.

Sin duda la apnea se ha convertido en tu vida y se requiere mucho tiempo y recursos para tener logros y dejar huella... ¿Económicamente se puede vivir de una pasión como la tuya?

“No vivo completamente de la apnea, pero me gustaría algún día poder hacerlo y dedicarme a ello al cien por ciento. Cuando comencé era muy difícil encontrar las aletas indicadas, trajes, guantes, visores etc, y me di a la tarea de reunir unos fondos y abrir Aquaman, una tienda especializada en deportes como la apnea, buceo, natación, donde los deportistas puedan encontrar todo el equipo de entrenamiento amateur o profesional según sus necesidades.

También me dedico a la enseñanza, doy cursos de apnea todo el año y en todos los niveles, para niños, jóvenes y adultos.  Igualmente me llegan pescadores submarinos que desean estar más tiempo en el fondo, y les enseño a conocer los recursos y técnicas pero sobre todo a conocerse, a perder los miedos y para ello deben aprender a mirarse por dentro. Cuando estás bajo el agua eres tú solo contigo mismo, con tu confianza, con tu hombre interior controlando tus emociones, buscando el equilibrio para poner cada parte de tu cuerpo en función de tu mente y todo en función del reto final… y te puedo asegurar que cuando ha transcurrido la mitad del curso comienzan a descubrirse, confiando mejor en sí mismos. Los resultados son muy significativos. Eso ha ayudado también a muchos scuba divers (buzos con tanque) y triatletas que han entrenado conmigo, ya que han aprendido a practicar nuevas técnicas de respiración, a usar mejor sus recursos personales, sus capacidades y lograr el equilibrio necesario para entre otras ventajas: minimizar el consumo de aire.”

Mencionaste la pesca submarina, coméntanos sobre la relación de la apnea y la caza submarina ...

“La pesca submarina es otra de mis pasiones y  va de la mano de la apnea que es parte obligatoria de esta modalidad, porque la pesca submarina para que sea considerada como tal, debe realizarse a pulmón: sin tanque. Bajar con tanque no está considerado en los reglamentos de ninguna competencia, por eso cada vez que imparto cursos, le menciono a los scuba divers una frase de Umberto Pellizzari, apneísta italiano: “El buceo con tanque es para explorar el exterior, la apnea es para explorar el interior”…ese es el reto… pero contestando concretamente tu pregunta, la apnea otorga a los pescadores submarinos el aguantar mucho más tiempo en el fondo,  lo que va a facilitar mayor sigilo para poder acercarte a tus presas y disponer del tiempo para poder hacer una buena selección, lo que genera una adrenalina muy adictiva”.

¿Cuál ha sido tu mayor logro en la pesca submarina?

“Mi mayor reto fue la captura de una cubera o “pargo perro”: un majestuoso y mal encarado pez que para muchos es el ejemplar de arrecife más difícil de lograr. Es muy arisco y desconfiado,  basta mirarlo a los ojos para espantarlo. Tiene una fuerza descomunal y está fuertemente blindado por una coraza de escamas y huesos.

La captura la realicé buceando a pulmón en las costas de Yucatán, donde tuve la fortuna de toparme con un cardumen. En ese momento tenía conmigo un arpón de tres ligas de la marca Riffe y aun así, sabía que no sería tarea fácil. Muchas veces cuando andan en cardúmenes y notan la presencia de un depredador -en este caso un buzo- se avisan entre ellos y comienzan a hacer una danza de explosiones vertiginosas. A ese comportamiento se les debe el nombre “snapper”: porque literalmente explotan y cambian de posición o se espantan en un santiamén. Cuando se ponen así, aunque haya muchísimos y cerca, realmente es muy difícil capturar alguno.”

“Fingí la muerte en el fondo, dejándome caer inmóvil, muy sutilmente. Omití algunas ecualizaciones de Valsalva por otras de Frenzel*, para tener libertad en las manos,  y aguantando… esperando pacientemente, hasta que  finalmente tuve a “tiro” uno de los mayores pargos del cardumen y disparé... La primera corrida fue descomunal era un ejemplar muy grande… parecía un tren. Lo primero que hizo fue darme una buena arrastrada en diagonal al fondo, incluso quemándome los guantes tratando de sostener la línea. Tardé más de minuto y medio antes de salir a tomar aire y fue en la superficie que sentí como aflojó un poco la línea… tomé aire y bajé de nuevo a ver qué había sucedido… pensé que lo había perdido, pero no, el pargo se había metido en una cueva a 17 metros de profundidad lo que hacía muy difícil la captura… pero yo sabía que lo tenía que lograr.

Para ello, aseguré mi línea de flotación a la boya y poder mantenerla firme. Habré pasado como 20 minutos entre bajadas y subidas para verificar que siguiera ahí, me estaba cansando al punto de quedar exhausto… de hecho apenas sentía mis manos de tanta maniobra y el agotamiento se acentuaba minuto a minuto. Afortunadamente en ese momento se aflojó la línea, el pez por fin salió de la cueva y con la adrenalina a flor de piel, tomé la línea de flotación de manera firme para no darle oportunidad que se encuevara nuevamente y después de algunos forcejeos  y casi al borde de mis reservas, logré subirlo.

Creo que el logro además de la captura, fue sacarlo con un solo disparo y un trabajo coherente en la línea de flotación con ayuda de la boya, pero todo ello al final tuvo que ver con la práctica, con el control y la confianza que tienes en ti mismo, y sobre todo: el conocer muy bien tus recursos para usarlos adecuadamente, ese es el reto mayor de la apnea…

¿no te parece fascinante?”


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]