Artículo
Pursuit Boats: compromiso con la excelencia
Por: Manuel SolĂ­s

La cita estaba pactada a las 9 de la mañana en punto. Era un día algo complicado para la gente de administración porque unas horas más tarde se inauguraba el Miami Boat Show y no queríamos que se nos hiciera tarde para nuestra entrevista en la fábrica de una las embarcaciones de pesca deportiva más bellamente diseñadas: Pursuit.

Partimos temprano de Miami en un recorrido por carretera de casi 3 horas hasta Fort Pierce también en el estado de Florida, donde yace la segunda fábrica de barcos de Leon Slickkers, el talentoso constructor y fundador de S2 Yacths Inc. creador de Pursuit y Tiara. 

En este viaje me acompañaba el señor Raúl Zapata Castellanos representante de Maspor Marine Internacional, la empresa que distribuye en exclusiva a  todo México y Centroamérica marcas líderes en el ramo de “Sport Fisihing Boats” como la misma Pursuit, Tiara, Jupiter, Spencer y Rampage y que amablemente había dispuesto esta visita.

Una enorme bodega rodeada de amplios jardines bellamente diseñados, una gran fuente tipo aereador y el logotipo inscrito en una placa de granito nos indicaron el camino desde cuadras atrás.

Llegamos a la hora convenida y ya nos esperaba en la recepción el señor Pedro Aguilera, veterano representante de ventas de la empresa desde hace más de 26 años –prácticamente desde la apertura de la fábrica de Fort Pierce- que ahora, gozando de su jubilación bien ganada, actúa cuando lo requiere su empresa, como guía, consejero  u orientador para todo lo que tenga que ver con Pursuit Boats: desde recorridos para conocer  la fábrica a detalle hasta el apoyo incondicional en algún problema interno o negociación difícil con algún cliente ya que si alguien conoce perfectamente bien la empresa, ese es Pedro Aguilera.

Siempre sonriente y amable nos dio la bienvenida “a su casa”. Mientras comentaba sobre lo que nos esperaba durante el recorrido por cada una de las áreas de producción su asistente nos  entregaba unos lentes protectores y unos gafetes de identificación.

Antes de comenzar el trayecto se unieron a nosotros dos clientes de Pursuit: Leonard, cuyo barco se encontraba en ese momento en proceso de construcción, una center console C-280 , y David un potencial cliente neoyorkino en busca de su primer barco tipo offshore.

Desde que accedimos al sector inicial de la fábrica me llamó la atención la pulcritud y el orden de trabajo del personal debidamente equipado con todas las protecciones necesarias y obligatorias según exhibía la señalización del lugar.

Nuestro primer trayecto fue a la sección de preparación y curación del molde para continuar al área de aplicación del bulk laminado donde se colocan múltiples capas especiales de fibra de vidrio hasta que el espesor predeterminado del laminado que otorga máxima resistencia y durabilidad de proa a popa sea el correcto -Este es un proceso hecho completamente a mano-, para después pasar a la zona de montaje del esqueleto o refuerzo donde se usan largueros y mamparas para reforzar la quilla y proporcionar resistencia y rigidez extrema.

Cada proceso era explicado por nuestro guía experto, que no dejaba de aclarar cada detalle que advertimos. Conocimos el área de pintura, secado, cableado interno, el área de pre montaje  donde se instalan los sistemas de combustible, eléctricos, luces y de plomería, incluyendo, bombas de achique, vivero, los tanques de gasolina, agua dulce etc.. por supuesto que para facilitar la instalación, estos elementos se colocan mientras que la cubierta y el casco están todavía separados.

Una vez que las conexiones a través del casco, mangueras, bombas y cables estén listas, el nuevo barco está preparado para el montaje. Pero antes otra minuciosa inspección de control de calidad se lleva a cabo para asegurar que cada componente se ha instalado correctamente.

Me gustaría comentar que mientras nos movíamos de un lugar a otro, noté que el piso en todo momento lucía con una pulcritud increíble a pesar de ser un sitio donde se mueve equipo muy pesado, de hecho bromeamos diciendo que fácilmente podríamos comer en el suelo sin temor a mancharnos o empolvarnos y Pedro señaló al respecto que la empresa tenía entre sus estatutos otorgar un 40% de las utilidades de la empresa y dividirlos en partes iguales entre cada trabajador si se cumplía con el reglamento interno de orden y limpieza que es vigilado día a día. Razón de sobra para que el lugar esté inmaculado.

Cuando el bote está casi listo, una nueva inspección se realiza en la última etapa de producción: refuerzos de toldos, pintura, pulida, abrillantado, tapicería, cojines, ventanas, rieles…todo el equipamiento exterior de la cubierta y el interior de la más alta calidad, y como el objetivo principal de estas embarcaciones es la pesca, se instalan dispositivos múltiples y muy particulares para su mejor desempeño como bombas especiales para la recirculación de viveros de hasta 52 galones, superficies de corte, muchos compartimientos para aparejos, equipo electrónico Raymarine, portacañas, fish boxes y un enorme  etc...

El producto terminado se vuelve a describir con detalle de proa a popa. El casco, la cubierta, techo, el área de cabina…a medida que el nuevo barco se encuentra al final de la línea de producción se coloca orgullosamente la marca bajo ambas bordas.

La compañía utiliza siempre materiales y tecnología marina de última generación para crear excelentes diseños espaciosos, elegantes, versátiles pero un comentario de Pedro durante el recorrido se quedó grabado en mi mente: “El corazón del proceso de construcción es el amor que  imprimimos al fabricar cada componente de una Pursuit.

Cada especialista y cada técnico, desde los que elaboran los planos de diseño hasta los que trabajan en la instalación de elec trónicos lo hacen garantizando al cien por ciento cada pieza que coloca, porque somos muchos- 250 empleados laboran actualmente en la planta de Fort Pierce-  y como te puedes dar cuenta, todos trabajan como relojito”. Y continúa: “Desde hace más de 26 años mucho ha cambiado desde mis primeros días en esta empresa, pero las cualidades que contribuyen al valor perdurable de una Pursuit siguen siendo las mismas: honestidad, eficiencia, calidad y como dicen los mexicanos: mucho amor a la camiseta”.

LEON SLICKKERS: CRONOLOGIA DEL ÉXITO:

Leon Slickkers se inició en 1946 trabajando en el departamento de carpintería de la empresa Chris Craft fabricando techos para las cabinas de mando. Esto continuó hasta 1950 donde comienza a construir sus primeros barcos compactos de carrera tipo runabouts de 14 pies en el garaje de su casa en su tiempo libre.

Cuatro años más tarde Leon  registra el nombre de Slickcraft. En 1955, en un movimiento muy atrevido, abandona su prometedora carrera con Chris Craft, vende su casa y abre una pequeña fábrica en Holland, Michigan para cumplir su sueño de constructor de barcos a la edad de 27 años.

Un año más tarde, Slickkers comenzó a experimentar con fibra de vidrio y abandona por completo la construcción de botes de madera. En 1964 sale a la venta el modelo SS235, el barco de mayor éxito de Slickcraft que se convierte en el precursor de las embarcaciones con cabina tipo cuddy y los cascos con profundos fondos en V (deep v-bottom).

En una oportunidad de negocio Leon vende su marca Slickcraft a la empresa AMF, fabricante de las embarcaciones Robalo, y queda a la cabeza de la compañía AMF, pero después de cuatro años, notando que el negocio corporativo no era su camino, deja la empresa.

En 1974 León funda S2 Yachts Inc., y comienza un nuevo reto fabricando veleros en una nueva planta con 53 empleados convirtiéndose en menos de diez años, en uno de los cinco principales fabricantes en los EE.UU.  Pocos años después de la fundación de  S2 Yachts, Slikkers introduce una nueva marca de embarcaciones a su línea de producción, botes tipo “Power Boats” que en poco tiempo ganaron gran fama y prestigio, la llamó: Tiara.

En 1977 otra marca es incorporada a la base de producción de S2 Yachts lo que obligó a la empresa a inaugurar su segunda planta en la ciudad de Fort Pierce, Florida. Su nuevo producto eran embarcaciones fabricadas especialmente para cubrir las necesidades de los pescadores deportivos más exigentes: Pursuit Fishing Boats.

36 años después, Leon  Slickkers se ha ganado merecidamente un lugar entre lo más destacado de  la construcción naval a lo largo de siete décadas de trabajo continuo. En el camino, ha recibido el reconocimiento frecuente por sus contribuciones al mundo de la náutica, ha sumado numerosos  premios a la excelencia a lo largo de su carrera como constructor y lo más destacado: tiene la lealtad incuestionable de los propietarios de cada uno de los barcos que vio nacer.

Hoy la marca Tiara Yachts es sinónimo de  lujo, evolución y clase incomparable, con varios récords de venta a nivel mundial y una oferta que consta de trece embarcaciones que van de los 31 a los 58 pies divididos en una serie de cuatro modelos: Coronet, Convertible, Open, y Sovran.

Thomas B. Slickkers, hijo de León dirige la fábrica de Fort Pierce, donde se construye cada Pursuit que sale al mercado entre las que destacan 19 modelos distribuidos en las series: Offshore, Center Console, Dual Console, Sport, Inshore y la nueva Sport Coupe SC 365 i con motores integrados fuera de borda, una verdadera obra de arte que resume y comparte la visión del fundador sobre valores como la calidad, ingeniería e innovación.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]