Artículo
Conexiones entre jig y leader
Por: Nicola Zingarelli

Hemos visto de todo, desde las uniones más minimalistas y pragmáticos hasta elaborados esquemas, fruto de complicados estudios de ingeniería mecánica. Posiblemente, las miles y más maneras de atar el jig al leader, y no estamos hablando del simple nudo, son todas válidas. A lo mejor hay unas 300 más escondidas en algún lugar del mundo. Lo más seguro es que en Nueva Guinea o en Indonesia habrá montajes con serpientes de anillas y quitavueltas, hasta crear una cadena capaz de amarrar un navío ¿pero realmente nos importa?

¡Un nudo y ya!

Muy sencillo. Tenemos  nuestro bonito jig atado directamente al leader con nuestro nudo favorito y el assist lo juntamos al jig con el cordaje o con una anilla cerrada por la que tendremos que utilizar un anilla abierta para amarrarla al ojal del jig.

Recordamos que de esta versión existe una variable por la que se ata el leader a la anilla soldada del assist y esta luego al jig con una anilla abierta. Esta segunda opción, al querer utilizar la anilla soldada sería más recomendable porque la anilla abierta es un elemento “débil” de la cadena, y si sujeta el assist puede llegar a abrirse por la tensión, pero si solo sujeta el jig, no puede dar problemas.

Nos encontramos con un aparejo que goza de cierta simplicidad, sobre todo si utilizamos el assist atado simplemente por su cordaje pero, a nuestro ver tiene un par de desventajas. En primer lugar, cada vez que queremos cambiar el jig tenemos que cortar y volver a hacer el nudo. Luego, ya que nos privamos del quitavueltas el leader acumula torsiones que nunca se descargan. Aunque tengamos pocos centímetro de leader, queramos o no las vueltas se acumulan, y si encima utilizamos fluorocarbono peor que peor. El punto flaco de esta cadena está en el nudo o también en la anilla abierta si es que la queremos usar para el assist.

Montaje Taiwanés.

Le llamo así porque me lo enseño un amigo inglés que había vivido muchos años en Taiwán y se lo había aprendido de los locales. En este caso el leader se ata a una anilla de forma ovalada (o una simple soldada) de donde salen los dos assist, uno por lado, mientras el jig se une con una anilla abierta a la ovalada. Es, o mejor dicho, podría ser útil si quieres utilizar dos assist, pero me resulta difícil encontrarle otra aplicación digna de ser mencionada, por no hablar de lo difícil que sería conseguir las anillas ovaladas.

No está demás aprovechar esta ocasión para recordar una vez más que pescar con doble assist reduce la deportividad de nuestra pesca. No es el hecho de que tengamos más posibilidades (¿el doble?) de enganchar el pez que es reprochable, sino que su mayor problema es “dónde” se enganchan los anzuelos. Si uno de los dos tiene la suerte de plantarse en la boca del pez, el otro seguirá balanceándose hasta encontrar un lugar adecuado para agarrarse y hay buenas posibilidades de que sea un ojo, la garganta o las agallas. Aquella pizca de experiencia acumulada equivocándose en todos los mares del mundo al final para algo sirve. Y en este asunto tan delicado la enseñanza recibida es que dos assist NO son mejor que uno.

El mágico quitavueltas.

Al cabo suelto del leader atamos un quitavueltas de buena calidad, y es desde aquí que se ramificará nuestro aparato. Es nuestro punto de salida. Tenemos ahora la posibilidad de conectar jig y assist con más facilidad y a nuestro completo gusto.

Generalmente una anilla abierta se encarga de unir assist y jig, pero si queremos aprovechar los jigs sin anilla soldada, seguiremos atándolos al ojal del jig, y nunca a la anilla abierta, ya que podría llegar a cortar el cordaje.

Se nos ocurre pensar en las diferentes ventajas que ofrece esta solución. En primer lugar tenemos al quitavueltas, con el beneficio que nos aporta. En segundo lugar tenemos un sistema que es intercambiable al 100%. Gracias a la anilla abierta podremos cambiar rápidamente jig o assist, o los dos a la vez, y volver a estar pescando en el menor tiempo posible. Además, señuelo y assist siempre estarán conectados a la misma altura, otra pequeña ventaja a la hora de elegirlos para poderlos acoplar por tamaño y longitud. También en este caso el punto débil de mayor porte es el nudo seguido por la anilla abierta. Es cierto, esta última podría dar problemas pero, a parte dos casos en los que he visto abrirse anillas de 150lb, además sin llegar a romperse del todo y permitiendo sacar milagrosamente el bicho, un control exhaustivo de los componentes debería de reducir los riesgos y las ventajas de utilizar este sistema seguirán superando las desventajas.

Para los amantes de las estadísticas.

Hasta la fecha no he visto NUNCA abrirse una anilla soldada ni partirse un cordaje que no haya sido cortado por los dientes de un pez. Utiliza siempre anillas y quitavueltas de EXCELENTE calidad que ofrezcan una resistencia por lo menos tres veces mayor a la del trenzado (60lb de trenza, anilla de 180lb). Los quitavueltas deben ser proporcionales con el tamaño del jig, leader y trenzado. Generalmente se utiliza el modelo “crane”.

Te invito  a elegir y usar siempre material de muy buena calidad, no merece la pena, después de haber gastado un dineral en equipo, perder una buena pieza para ahorrar 5 pesos en algunos de los más pequeños pero no menos importantes accesorios.

 


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]