Artículo
PRIMER TORNEO INTERNACIONAL DE MARLIN Y ATUN "AGUAS PROFUNDAS"
Por: Manuel SolĂ­s

La pesca deportiva en Veracruz a lo largo de sus 745 kms. de litoral, es reconocida por los expertos como uno de los destinos predilectos, por la abundancia y  diversidad de especies endémicas y migratorias que se pueden encontrar.

La geografía marina del puerto jarocho es el sitio más afortunado en todo el Golfo de México al tener la zona abisal con profundidades de 4, 000 pies, a tan solo 10 millas de la costa, característica  que muy pocos lugares tienen en el mundo y que son por ese motivo, destinos a nivel mundial en la pesca deportiva del “Big Game”.

De ahí que estos últimos años, hemos escuchado reportes desde Veracruz de grandes hazañas y formidables capturas de especies como marlin, atunes aleta amarilla, wahoos, y dorados que nos motivaron a vivir en carne propia El PRIMER TORNEO INTERNACIONAL DE MARLIN Y ATUN “AGUAS PROFUNDAS”

A invitación del Sr. Mario Lagos Pous, director del torneo Aguas Profundas, asistimos con gran interés a este primer torneo que sin duda promete ser uno de los más importantes de Veracruz y por lo productivo de sus aguas, en uno de los eventos más sobresalientes de la pesca de grandes pelágicos en México.

La Plaza en honor a los Emigrantes Libaneses, ubicada a un costado del Club de Yates de Veracruz, fue la sede del evento que recibió a los pescadores de las 29 embarcaciones que participaron en la contienda.

En la inauguración del torneo estuvieron presentes  la alcaldesa de Veracruz, Sra. Carolina Gudiño Corro quien dió la bienvenida a los presentes; el representante de la IGFA, Ángel Luis  Requejo Gutiérrez; el representante de Recreo Marino, Sr. Fernando Sánchez Anaya; el presidente de la Federación Nacional de Pesca Deportiva, Sr. Víctor Pérez Coronado  y nuestro anfitrión Mario Lagos.

Nuestro arribo a Veracruz el viernes 20 de julio, fue precisamente cuando se llevaba a cabo la cena inaugural, que fue toda una fiesta entre las tripulaciones contendientes, algunos viejos conocidos del mismo Veracruz, Boca del Río, Gutiérrez Zamora, Tecolutla  y algunas caras nuevas procedentes de  Tampico, Puebla y hasta de  Manzanillo, que se  encontraban alistando los últimos detalles mientras el mar a un lado, vigilante y silencioso, esperaba el alba para otorgar los primeros trofeos del día de esta primera edición.

Al encuentro con los más grandes.

Con la sirena de salida, los barcos partieron de la Bahía ubicada a un costado del muelle de cabotaje y la escollera que protege el malecón, a toda velocidad, hacia los dos puntos más importantes de la zona de pesca en aguas azules, cuyo nombre denota la picardía veracruzana:  “Las Chichis” norte y sur, que son dos montañas submarinas que se aprecian en las cartas marinas de la costa y se encuentran a 25 millas náuticas del puerto de Veracruz.  Este sitio es uno de los lugares más populares para encontrar marlines y atunes aleta amarilla.  Hay que mencionar que hace dos años estas aguas fueron testigo de la captura de un gigantesco marlin azul de 471 kilos.

Nosotros nos encaminamos abordo de la “Paulina”, una Wellcraft de 29 pies muy cómoda y totalmente equipada con artillería pesada compuesta por carretes Accurate  80´s y 50´s  y Shimano Tiagras igual 80´s y 50´s  montadas en cañas Black Bart y un sinfín de señuelos de faldas de todos tamaños y colores. La tripulación de la Paulina estaba compuesta por su capitán Mario Lagos, su hijo Eduardo, su papá, un señor mayor de 80 y tantos años amante como pocos de la pesca y la caza, Víctor Pérez, encargado de los mandos de la Federación de Pesca Deportiva, Memo asistiendo las maniobras abordo y un servidor.

Las primeras horas navegamos tratando de sortear una cortina de lluvia que al poco tiempo y para no salirnos mucho de la zona atravesamos  sin ningún problema. Mientras desayunábamos las ricas “medias noches” del famoso restaurante veracruzano “La Parroquia”,  se escuchaban por la radio muchos comentarios de otras embarcaciones que se encontraban cerca de nosotros pero una llamó la atención: “Señores en 10 minutos hay cambio de marea.” Sin duda el clima y los movimientos de las mareas tienen vital impacto en las horas de alimentación de los peces y en mar abierto el cambio es significativo: antes que pasaran los diez minutos advertidos la lluvia ya había pasado y los avisos de “bichos en línea” no pararon.

Muchas embarcaciones lograron sus presas con los avisos de “wahoo abordo, o atún abordo” , otras tantas no tuvieron éxito al final, pero sí buenas batallas. Una de los primeros equipos en dar aviso de estar peleando un marlin fue el equipo “Jorima” que casi al medio día daba el aviso: “azul peleando” y una hora más tarde: “azul abordo… y es grande”

En la Paulina tuvimos un día tranquilo con dos piques que  sacudieron  los tangones pero no se logró el enganche correcto y una barracuda de 8 kilos que Eduardo a sus 13 años, con el ímpetu de su corta edad y la experiencia en torneos pasados de haber logrado ejemplares mayores, trabajó sin ningún problema demostrando que será uno de esos buenos pescadores a vencer en algunos pocos años más.

Tras unas vueltas en busca de algo de actividad, regresamos al muelle de pesaje a la espera de noticias y para ver los primeros ejemplares que movieran la tabla de posiciones.

El mejor día de pesca.

Ese día había sido un sábado excepcional, poco antes de las 3 de la tarde ya se había presentado en la báscula el marlin azul del equipo “Jorima” de 181 kgs. y un atún aleta amarilla de 50.5 kilos del equipo “Masolea” . El decreto de levantar líneas se había ordenado a las 6 de la tarde y el cierre de báscula a las 8 p.m.

Antes de las 7 p.m., otro gran marlín azul del equipo “Allegra” era izado por una grúa montada especialmente para el torneo a un costado del muelle (para alivio de las espaldas de pescadores y gente del staff)  y depositado en el muelle de desembarque para ser medido y pesado. Para asombro de todos, las dimensiones eran exactas, mismo largo y contorno, al del marlín presentado por el equipo “Jorima” pocas horas antes:  largo 2.69 mts; contorno 1.35 mts;  pero la báscula electrónica marcaba  177  kilogramos. La pequeña gran diferencia: un atún de 4 kilos prácticamente intacto que sacaron del buche del primer marlín, hecho que confirmaron  los jueces para asombro de los presentes.

Otros magníficos ejemplares de atún, wahoo y dorado eran presentados mientras reporteros y gente de la organización del torneo tomaban fotos para la nota de prensa del día siguiente  sin perder detalle de cada movimiento. Mientras eso sucedía,  una gran exclamación llamó nuestra atención: un gran tiburón mako de 125 kilos del equipo “Bucanero” era izado por la grúa y exhibido ante los jueces.

Una de las últimas capturas que se presentaron correspondió al equipo “ Sidón” comandado por Miguel Angel Lajud con un aleta amarilla de 63.5 kilos de peso que lo situaba en el primer lugar de esa categoría.

Al final de la jornada aprovechamos tomar algunas fotos del hermoso malecón y de ese muelle histórico, lugar de grandes acontecimientos de la historia de nuestro país  que es visitado diariamente por familias enteras, grupos de amigos y parejas que comparten la brisa fresca de la tarde mientras algunos  platican, otros pescan y algunos más se apapachan bajo el cobijo de alguna de las obras del escultor  Humberto Peraza Avila que disimulan el encuentro.

Dorados abordo.

A diferencia del día anterior, la jornada del domingo empezó desde las primeras horas bajo un cielo despejado  y un sol que poco a poco elevaba la temperatura del torneo.

Navegamos al mismo sitios de las “Chichis” con un nuevo integrante en la tripulación:  Angel Luis  el “Piolo” Requejo, representante de la IGFA en la zona de Veracruz , colaborador de esta revista y un  pescador  incansable. Durante el recorrido nos comentaba Piolo que la organización del torneo decidió abrir la categoría de pesca y libera para la especie de marlín cuando éste no rebase el peso mínimo indicado en el reglamento, medida inteligente que premia la pesca responsable y que muchos pescadores poco a poco han venido llevando a cabo,  tomando conciencia  de la necesidad y el cuidado de esta maravillosa especie.

Recorrimos la zona de norte a sur y grandes manchones de sargazo impedían el trabajo correcto de los señuelos, así que había que estar “limpiando” muy seguido el spread. Por la radio nuevamente se escuchaban los avisos a la base de control de “pez en línea”, seguido de comentarios de aliento de otros barcos atentos al desarrollo del evento.  Cerca de las 11 de la mañana ya había algunas capturas confirmadas, una de marlín azul, tres atunes y varios wahoos que amanecieron hambrientos ese día.

Muy pocos segundos le llevó a Piolo saltar hasta su caña cuando el Accurate 50W comenzó a chillar y a sacar línea justo en el momento que dejábamos atrás un gran manchón de sargazo del que saltó una figura familiar de brillantes colores: era un precioso dorado macho que se aventó como flecha a la esquina larga del spread, atacando un señuelos color ámbar que Piolo acababa de colocar.

Por fin la acción comenzaba en la Paulina. La pelea duró unos minutos y fue izado sin mayores problemas para nuestra primera captura del día. Una magnífica pieza de 12 kilos que  despejó la monotonía de la mañana. 

No pasó mucho tiempo tal vez unos 15 minutos para que nuevamente el Accurate de la otra esquina se pusiera a cantar.  Esta vez Mario tomó la caña y otro dorado más se peleaba y se subía a la Paulina para alegría del grupo.  Por la radio se escuchaban las felicitaciones de otros equipos igual atentos al aviso de “dorado a bordo”,  lo que dejaba ver una buena dosis de camaradería y amistad entre los competidores.

Pero el tiempo apremiaba a los organizadores y decidimos seguir troleando una hora más y regresar al puerto temprano para presentar las dos capturas y para que Mario y Piolo tuvieran el espacio necesario para evitar algún contratiempo y cerrar con broche de oro el evento que estaba marchando de maravilla.

Antes de entrar al muelle paramos unos momentos a tomar unas fotos con los trofeos en las inmediaciones del famoso “Cancuncito”:  montículos de arena ubicados en mar abierto a poca distancia de la Isla de Sacrificios, dentro de una zona decretada como Reserva Arrecifal. Este “bajo” de aguas cristalinas es un lugar de esparcimiento muy concurrido por gente local que ancla sus embarcaciones en las inmediaciones y se pasan el día esnorqueleando, escuchando música  y disfrutando de la fiesta que se arma de embarcación a embarcación.

Dejamos atrás Cancuncito y navegamos hacia  la zona de pesaje, donde todo era alegría y mucho movimiento. Ahí,  gente del staff enfundados en sus playeras verdes iban y venían algunos tomando fotos del momento, asistiendo a los jueces o recibiendo memorias de cámaras y teléfonos de los equipos que pegaban al muelle para dar testimonio fotográfico de la captura y cumplir con el reglamento establecido.

Ese día el equipo “Blue Marlin” apareció con un marlín azul de 151 kgs. El más grande de la jornada. También se presentaron varios atunes de alrededor de 25 kgs, dorados, velas  y un wahoo de 15.5 kgs.  Ya a esas horas de la tarde el equipo “Jorima” comenzaba a festejar en grande la victoria que les otorgaría un automóvil Matiz y $ 25,000 pesos en efectivo.

Pasadas las 8 de la noche ya todo estaba definido y mucho aprovecharon una hora que tenían disponible para bañarse y llegar a tiempo a la ceremonia de entrega de premios que se celebró en una explanada donde se montaron  carpas y mesas  a todo lujo para recibir a pescadores, familiares e invitados que fueron atendidos por bellas representantes de algunas marcas patrocinadoras del evento.

La ceremonia de clausura donde se entregaron un carro al ganador absoluto y premios en efectivo, contó con la presencia de la Secretaria de Turismo del Estado de Veracruz Mtra. Leticia Perlasca Nuñez quien felicitó a los organizadores y agradeció a todos los presentes su participación y entrega. El director de “Aguas Profundas” Mario Lagos Pous igualmente  agradeció la presencia de pescadores y familiares y resaltó  la importancia de los  torneos, que ayudan a impulsar la pesca deportiva a nivel local,  nacional e internacional y la economía del lugar.

Sin lugar a duda, el puerto de Veracruz y todo su litoral ofrecen excelentes zonas de pesca tanto en altamar como en la costa, con impresionantes escenarios para posicionar a Veracruz como uno de los destinos “Top” en el rubro de la pesca deportiva aunado entre otras cosas a la excelente infraestructura hotelera y gastronómica con la que se cuenta.

Aguas Profundas es uno de los mejores acontecimientos en los que hemos participado. Esperamos que este sea el primero de muchos eventos bien organizados por Mario Lagos y su equipo, enhorabuena a Veracruz y nos vemos el próximo año!


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]