Artículo
La pesca en los esteros usando soft jerkbaits
Por: Rolando C√≥rdoba

 La pesca en los esteros  puede asumirse como uno de los mejores entrenamientos  para los sentidos y habilidades del pescador de orilla. Es como la versión finnesse de la pesca de playa donde se disfruta lo mismo de grandes espacios limpios, para un casteo cómodo, como   también  de  lugares  de  mucha   vegetación,  estructuras   hundidas   y   grandes  posibilidades  de  enredos  forzando  al  pescador  a una  practica  donde  debe  poner  a prueba sus mejores  destrezas.

Los esteros  y humedales  son espacios que invade el mar, plenos  de prodiga vegetación y mucha vida donde se encuentran refugio cientos de especies marinas  y aves migratorias que la naturaleza insiste en salvaguardar de la presencia del  hombre. Espacios que también se dejan vestir por pequeños canales o rias por donde puedan transpirar kilómetros de selva  y manglar, que se topan por el mar a través de grandes bocanas.

Estas bocanas son zonas muy favorables para la pesca sobre todo si llegamos a una o dos horas  antes, o después de iniciar el cambio de marea, donde fluyen a veces mas de un caudal de agua para encontrarse en una suerte de pequeñas bahías en casi todas las aguas de la costa ribereña.

Estos estuarios que se conforman  con aguas limpias y claras tintadas por algún tiempo  pigmento desde tierra adentro o turbia y lodosa por el movimiento mismo de las corrientes siempre serán el mejor resguardo  para el desarrollo  de especies que aprovechan el ecosistema  formado entre las raíces de los mangles y la tupida vegetación que crece en sus orillas y se desarrolla en los fondos. 

Pequeños  estanques  naturales  que  proveen  de alimentación a los robalos, sábalos y pargos, también a las escurridizas palometas, el lady fish tambor cubera, bonofish además de jureles  y barracudas  que pòr lo general , se mantienen a la entrada de aguas bajas o flats.

Pelicanos grises, blancos ( que viajan desde las costas de canada) patos buzos, flamencos, patos silvestres, garzas de varios colores, cormoranes y decenas de aves cantoras así como monos , mapaches   y otros mamíferos poblan también los manglares y zonas firmes  cercanas a la costa donde no debemos olvidar en ningún momento , que también vive y se alimenta el lagarto:  el mayor depredador  de estas aguas.

El equipo de pesca 

Para la pesca en esteros con equipo de spinning o bait casting no se precisa de equipo pesado ni de señuelos grandes. Resultan ideales los señuelos de entre ¼ y ½  oz.  Del  tipo paseantes, popper, crank bait, plumillas, cucharas, minows  etc que se manejan generalmente con línea de entre 8 y 12 libras y cañas de entre 6 y 7 pies de poder M o MH y estos escenarios son los ideales también para practicar la pesca con señuelos blandos, entre ellos y uno de los más efectivos: los soft jerkt bait. 

Desde hace mucho tiempo uso estos plásticos sobre todo en el estero donde he probado con Yum, Lunker City,  Bass Assassin, Berkley, y con los Super Fluke de Zoom que me sirvieron para aprender y experimentar con no pocas satisfacciones y sobre ello comentamos  hace un año en Troleo No. 15, donde expusimos  la forma de colocar los anzuelos, los recobros, etc y aprovechamos estas líneas para agradecer los comentarios que nos enviaron referente a aquella publicación.

Los C.A.L. de D.O.A.

De esta marca conocíamos poco de su catálogo; algunos modelos de camarones, cangrejos y unos pocos colores de los soft jerk bait que alguna vez usamos, hasta que presentamos en estas páginas el modelo Terror Eyz  de D.O.A. ganándose la confianza de  muchos pescadores que continúan dejando testimonio de su efectividad en los reportes que nos siguen llegando, donde la misma casa matriz de EE.UU. reconociendo nuestra publicación y previendo una mayor demanda del producto aprobó oficialmente un distribuidor autorizado en México que (a nuestro favor) decidió abrir su representación en Mérida, Yucatán y ello nos permitió ampliar nuestro stock con nuevos modelos que comentaremos  más adelante.

En el caso de los soft jerk bait que estamos presentando, desde el momento que llegaron los  D.O.A. con sus colores: notamos la diferencia. Lo primero es que hablamos de una marca que diseña artificiales soft para agua salada con una oferta de más de 40 combinaciones de colores, que D.O.A. México nos aseguró ir introduciendo poco a poco. Las ventajas aumentan por su extraordinaria versatilidad porque dependiendo del lastre y nuestra habilidad en el  manejo de la caña  podremos explorar con ellos toda la columna de agua. Podemos usarlo sin lastre  para  un hundimiento lento (con algo de paciencia) y recobrarlo pegado al espejo de agua, o preferir hundirlo con lastres muy pequeños como 1/8 -1/4  de oz para media agua o con pesos de entre 1/2  a 3/4 para lograr que baje más o llegar al fondo.

De hecho podimos leer en varios foros de pescadores con kayak  en los EE.UU. que cuando andan tras los robalos en  las costas de la Florida, trolean los jerk baits con 1/8 de oz. lo que evidencia que pueden usarse para la pesca de casi cualquier modalidad, dejando en claro las siglas de su mercadotecnia:  D.O.A.C.A.L. (Deadly On  Anything..., Catch Anything Lure).

Un aspecto notable es el diseño del plástico. La altura mínima de la panza garantiza  mayor exposición del anzuelo cuando sale por la “espalda” del artificial y es muy acertado el canal que presentan en el lomo, donde se esconde muy bien la punta del anzuelo dentro del señuelo sin dejarlo fuera, expuesto y con peligro de engancharse como sucede con las otras marcas.

Las partículas refractivas en algunos colores (pequeños listoncitos internos) de buen tamaño,  resultan mucho más efectivas  por descomponer mucho mejor la luz. Igual se comportan los de acabado perlado con colas fluorecentes permitiendo ubicarlos desde mucha distancia, convencidos de que si nosotros (algo muy, muy a tener en cuenta) podíamos distinguirlos desde tan lejos, el depredador también.

El material del artificial es tan sensible que al menor movimiento su cola se mueve muy natural y ello ayuda mucho a que el depredador se deje convencer ante este tipo de movimientos, bien por la visión o por la línea lateral, dejando en claro que la clave del éxito es saberlo mover. Para aprender a manejarlos lo mejor es observar cómo reaccionan con cada peso  o los movimientos que le damos a la caña, teniendo en cuenta que la denominación de jerk bait, nos dice que debe moverse a tirones. Otra ventaja es que se necesita  menos esfuerzo para moverlo que para recobrar con tirones cualquier señuelo sólido como los X-Rap10, Subwalk, Yo-zuri F6, Mirrolure Cath 2000 y otros que acostumbramos a usar en esos ambientes.

El material de estos D.O.A. es  suave y muy resistente a la vez como para soportar varias mordidas con dientes de barracudas, pargos etc y seguir funcionando… yo diría que hasta mejor, pues al caer en el agua se desplazan los primeros metros dejando una estela de burbujas proveniente del  aire en los cortes y que pienso, ayudan a su localización. Hace poco tuvimos muestras de ello con barracudas en los esteros y se volvió casi tiro por pez, soportando los D.O.A. captura tras captura, hasta que les tocaba una mordida “limpia” para trozarlos de una vez. Ello no significa en el caso de estos artificiales una pérdida económica considerable, cuando por menos de la mitad del costo de un señuelo duro de buena marca, podemos adquirir un empaque con 12 de estas piezas, los anzuelos etc. 

EL ARREGLO

Lo primero era armar el plástico de forma que el peso estuviera siempre delante para poder direccionarlo mejor y hacerlo nadar para garantizar dos puntos: traerlo dando brincos cortos con “la cabeza” removiendo el lodo, y que a su vez pudiera topar con piedras, troncos y pudiera abrirse camino sin trabarse.

Para traerlo por el lodo debería encontrar una especie de jighead sin ser más largo (por el tamaño del pástico)  con buen peso para poder bajar más rápido y castear más lejos. De las opciones que probamos y que se pueden usar en este tipo de arreglo, me decidí por el Owner, modelo Shaky Head TwistLOCK 4/0. Este es un anzuelo de dureza y filo extremo como acostumbra la marca. Su abertura es bastante ancha, destacándolo por sus tres ventajas: 1) el sistema TwistLOCK: una especie de resortito donde se “atornilla” el señuelo propiciando que siempre quede alineado al centro y la punta del señuelo en línea recta. 2) El plomo (1/4  oz.) es como más ancho hacia los laterales dándole al anzuelo (y al señuelo armado) más estabilidad manteniéndolo derecho todo el tiempo  y a su vez este plomito en la parte inferior es redondeado, que hace que el señuelo sortee muy bien las irregularidades del fondo y 3), que el hecho de que el plomo va en el extremo del señuelo, garantiza que si el señuelo descansa sobre el lodo, la colita del plástico se va a mantener arriba, ondulandose por el movimiento del agua.

La otra opción que nos convenció fue usar un arreglo lobinero al estilo Texas, con un plomito corredizo en la línea amarrada a un anzuelo abierto. Para esta versión, dos anzuelos resultaron ideales. El clásico Owner Wide Gap que siempre me ha gustado por lo ancho del gap, aunque es necesario tener cierto cuidado al colocar el plástico, sobre todo cuando se posiciona el ojo del anzuelo en la cabeza del artificial y aunque se cree que siempre nadan igual no es así y ello podemos corroborarlo si los vemos nadar con el anzuelo mal colocado, donde tiende  a irse sobre uno de los costados. El otro fue el mismo modelo de anzuelo en la versión TwisLOCK (con resorte), el Owner 5132,  y aunque la mayoría de estos tipos de anzuelos son para agua dulce me han soportado muy bien el agua salada lavándolos al llegar de pescar.

Esta versión con el plomo corredizo  me ha resultado tan efectiva como la del jig head pero sumando dos ventajas más. Una es la posibilidad de cambiar el peso si nos hiciera falta para decidir a qué altura recobrar el plástico  o lanzar a más o menos distancia. La segunda, que el mismo diseño del plomo en forma de bala y terminado en punta me ha posibilitado sortear mucho mejor cualquier obstáculo que se encuentre en su recobro, garantizando su nado en ambientes más tupidos y llenos de piedras, troncos etc sin perder el arreglo.Me ha funcionado muy bien para traspasar el espejo de agua cuando en la superficie se forma una especie de capa de hierba y hojas secas, donde muchas veces el depredador se coloca a la sombra esperando que se adentren  pequeños crustáceos y peces pasto huyendo del sol.

Con este arreglo, el leader atravieza el plomo hasta llegar al anzuelo y aunque muy efectivos en la pesca de agua dulce sentí como más limitado el movimiento del señuelo y buscando más soltura probamos con el nudo Rapala a través del plomo y el cambio fue radical, ayudando que el peso se mueva pegado al señuelo en un tramo corto de doble leader, limitado con el nudo en un extremo y el anzuelo en el otro. Así logré  tener más soltura en el artificial  sin golpear el nudo con el plomo.

ALMACENAMIENTO Y CUIDADOS

Este problema común en la mayoría de los pescadores, sobre todo los que llevamos años almacenando señuelos duros se reduce con el uso de estos jerk bait si disponemos de una caja –digamos,- de Flambeau de tamaño pequeño, no. 4006-4007  donde podemos almacenar unas 6 bolsas con sus 12 pzas sin el mayor problema (hablaríamos de más de 50 plásticos). Les aconsejo que los que no están en uso, no los saquen de las bolsas para evitar que se resequen y pierdan el brillo; también les comento que esa especie de grasa suave que traen de fábrica los D.O.A. ayuda a resguardar del óxido los anzuelos permitiendo mantener, en cada bolsa de origen algunos plásticos que podemos armar desde la tranquilidad de la casa.

Como tips a  los que disfrutan  adentrarse en el estero buscando recodos o caminar por la orilla de la playa, les comento que me ha resultado muy cómodo llevando en la cintura una pequeña caja plástica que tenía por ahí tirada, de esas que se venden para llevar la carnada fresca y sujeta con la correa a la cintura.

Decidí darle uso porque no he encontrado una riñonera adecuada aunque les confieso, ésta cajita me ha resultado muy cómoda, donde cargo una bolsa Zipploc con varios plásticos ya armados y que mantengo en la bolsa mientras no se mojen, (así separo los que no tengo que lavar). Cargo también un pequeño rollo de leader de 15 o 20 libras y mi vieja pinza de 7” más unos plomitos sueltos,  y con ello puedo pasarme todo el día, sin  preocuparme por  la alacena con decenas de señuelos que muchas veces he tenido -casi- que arrastrar.

Para la playa he estado haciendo lo mismo sumando incluso algunos señuelos y jigs head cuando salgo a recorrer la orilla o  me adentro más al agua.

Es una bendición poder andar con toda la libertad posible, sin preocupaciones y sin estar vigilando dónde dejamos las maletas, sobre todo cuando andamos en lugares nuevos o compartimos la orilla con pescadores y visitantes que no conocemos, que nos obliga todo el tiempo a estar pendientes de los bultos que dejamos en la orilla.

Igual de sencillo resulta el lavado de estas gomas que pueden durar mientras no logren cortarlas. Basta sumergirlas en agua dulce o bajo el chorro, moviendo el plástico para eliminar el exceso de sal del anzuelo y descubriendo la punta los podemos colgar un rato al sol, antes de devolverlas  a su empaque.

LO NUEVO

Si bien este artificial está lleno de bondades, también tiene sus limitaciones, como comprobamos en una visita reciente a nuestros vecinos de “Tarpon Town” que siempre nos brindan sus experiencias y el mejor servicio cuando llegamos a Campeche, lo que viene siendo desde hace un tiempo atrás, nuestra segunda casa.

El tiempo y las aguas maravillosas, donde pudimos comprobar la versatilidad del jerk bait en barracudas, pargos y por supuesto el escurridizo robalo y donde los sábalos nos darían una gran lección. El record hasta media mañana: un solo enganche en más de 12 ataques usando jerk baits. Después de más de 7 enganches pude lograr capturar un sólo sábalo, debido a que el anzuelo milagrosamente giró para salirse del plástico (nos imaginamos que en algún  salto con la boca cerrada) lo que le permitió clavarse en el costado interno de su boca.

Era evidente que el señuelo y sus movimientos eran muy atractivos para el sábalo, pero por la forma en que esta especie tiene dispuestos los labios sobre todo el superior que es como medio plano, no presiona el señuelo como los demás -a modo de pinza- para que salga el anzuelo. Nos dimos cuenta cuando recogía  los señuelos expulsados por los sábalos -todos- traían el anzuelo dentro aún, sin asomarse por la parte superior. Bastó que cambiáramos el arreglo,  colocando el anzuelo saliendo por la panza (guiados por la primera captura) y el panorama cambió, igual usando de la misma marca unos shad color chartreusse  con jig head de 1/4, donde se sucedieron las capturas con el anzuelo expuesto sin ningún contratiempo.

LA SORPRESA

La jornada no estuvo exenta de aventuras. En la orilla dormitaba, o quién sabe si digería algún habitante de “su zona”  un lagarto de algo más de un metro y... que en lo que terminábamos nuestro lunch, Manuel se puso a sonzacarlo con un popper, que atrapó apenas se lanzó sobre él.

Yo, para que soltara el señuelo le aventé un Mirrolure a ver si con el ruido al caer soltaba el otro ¡y que lo engancho también!  sí, soltó el popper, pero sintiendo el otro en un costado comenzó a girar tratando de quitárselo. Juan nuestro guía, con la destreza de siempre se propuso seguirlo por la orilla a base de vara, de forma cautelosa y en silencio, evitando que llegara al manglar.

No habían pasado ni dos minutos y Juan ya había dispuesto de un lazo corredizo con una soga que colocó en la punta de la vara y en el segundo intento logró cerrarle el lazo en la misma cabeza. Entre todos, lo trajimos hasta la lancha para subirlo y quitarle el señuelo que ya se había enganchado con los dos triples, para sano y salvo (después de hacernos fotos con el “monstruo”) dejarlo ir en busca de aguas más profundas.

Terminada nuestra merienda-aventura, comenzamos de nuevo a castear subiendo algunos ejemplares más de sábalos y robalos bastante pequeños pero demostrando por igual lo atractivo que resultaban los señuelos y dejando buen testimonio de estas maravillosas aguas de la costa ribereña de Campeche, que nunca nos dejan con las ganas y donde Tarpon Town, -de nuevo-, nos permitía otra buena jornada en sus predios.

Regresamos convencidos de que un buen artificial, suma su versatilidad y sus bondades para la pesca en el estero, las bocanas o las orillas de la playa y que podemos disponer sin altos costos para ampliar nuestras posibilidades. También nos recomendaron su uso en su versión mayor con especies de aguas más profundas como el esmedregal, que sin duda, prometemos poner a prueba cuando sea posible... así que espero vernos pronto con más de este maravilloso plástico, donde les garantizo buenos momentos y mucha acción para compartir cualquier jornada con buenos amigos. 


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]