Artículo
Los marlin...una misma familia?
Por: ColaboraciĆ³n especial del Dr. John Graves

Cuando los científicos anuncian el descubrimiento de una nueva especie animal, esperamos que sea de una isla desierta o de las profundidades de la selva. Tener un descubrimiento prácticamente en nuestras propias narices  es inusual y no estamos hablando de un pequeño ejemplar, estamos hablando de un pez de gran tamaño.

La taxonomía es la ciencia de nombrar y clasificar los organismos vivos, que se agrupan sobre la base de estructuras similares y origen evolutivo. Con los peces, el científico busca una variedad de cosas para establecer que los organismos son los más similares entre sí: en las medidas, anatomía, morfología… etc

Cuando se establecen ciertos parámetros y se vinculan estrechamente, los peces se agrupan en una familia; los que dentro de una familia estén más fuertemente relacionados serán colocados entonces dentro del mismo género.

Hoy en día, las características físicas no son los únicos indicios que los científicos suelen observar, también se  estudian los genes, el ADN y muchas cosas más para determinar cómo se relacionan el uno al otro.

En general,  conocemos siete especies de peces de pico que navegan por los mares del mundo:  el pez espada, como único representante de la familia Xphiidae del género Xiphias y el resto que están más estrechamente vinculados  y son todos de la familia Istiophoridae:  el pez vela (del género Istiophorus) , el marlin azul, y marlin negro, (del género Makaira), el marlin blanco, marlín rayado y el  spearfish o aguja imperial en sus variantes: longbill y shortbill (éstos últimos del género Tetrapturus).

Algunos veteranos pescadores de la costa Atlántica  hablan de un pez más dentro de la familia : el “hatchet  marlin”.

Este pez es idéntico al marlín blanco, la diferencia es que mientras en el marlín blanco las aletas dorsal y anal son redondeadas, en el hatchet marlin,  estas mismas aletas parecen haber sido trozadas en línea recta como si fueran cortadas con un cuchillo (de ahí el nombre de hatchet o hacha en español).

En todos los torneos de pesca el marlin hatchet ha sido contabilizado como un ejemplar de marlin blanco, sin serlo..

Nuestra publicación agradece al Dr. John Graves el habernos posibilitado la publicación de una parte de sus estudios y análisis recopilados por más de veinte años, tomando como base los resultados del comportamiento de esta especie de pico por rastreadores satelitales, muestras biológicas y un exhastivo estudio que sin dudas, viene dando sus primeros frutos; que por su importancia para los amantes de la ciencias y el mar, reproducimos para los lectores de Troleo.

Sacudiendo el árbol de familia.

“A partir de muestras de tejido recogidas en el Atlántico medio, junto con otras muestras de peces de pico en todo el mundo, los Dres. Bruce Collette, Jan McDowell  y  un servidor investigamos las relaciones evolutivas dentro de los peces de pico, centrándonos en las secuencias de ADN nuclear y mitocondrial. Lo que encontramos fue que la taxonomía existente basada en caracteres morfológicos no era del todo coherente con los datos genéticos y hubo grandes sorpresas.

Según las investigaciones, el análisis de ADN reveló que el marlin azul está más estrechamente relacionado con el pez vela que con el marlin negro (aunque parezca increíble). De hecho, las diferencias genéticas entre el marlin azul y el marlin negro, ambas  dentro del género Makaira , son mayores que las existentes entre casi cualquier otro par de peces de pico.

Es cierto que el marlin azul y el negro se parecen mucho y ambas especies presentan un dimorfismo sexual fuerte, donde los machos dejan de crecer hasta  alrededor de las  200 a 250 libras, mientras que las hembras pueden crecer hasta más de 1,000 libras;  pero a pesar de estas similitudes, existen varias diferencias morfológicas que son consistentes y que aumentan la distancia genética entre las dos especies, la más significativa es que el marlín negro nace con el pico formado y el marlín azul nace sin pico y lo desarrolla hasta que tiene casi un metro de largo.

También encontramos algunas diferencias importantes entre el spearfish, el marlin blanco y el marlin rayado, lo que sugiere que este grupo no pertenecen al género Tetrapturus .  Como resultado contundente de la investigación, el marlin blanco y  rayado se encuentran ahora juntos bajo el género Kajikia.

Mientras se observaba las relaciones de las distintas especies de peces de pico, también se hizo un análisis genético de muestras que provenían de los llamados  hatchet  marlín, que se esperaba que fuera un  marlin blanco, pero cuando vimos los resultados, encontramos que había una nueva especie en nuestras manos.  Además, los resultados genéticos indicaron que el hatchet marlin estaba  más estrechamente relacionado con el spearfish  que con el  marlin blanco.”

Los resultados de la investigación del Dr. Graves, junto con las muestras de otros científicos, indicaron que en efecto se trataba de otro pez y le denominaron marlin roundscale,  una especie distinta. 

Marlin roundscale.

“No sabemos mucho sobre la vida y los hábitos del marlin roundscale, ya que siempre fue considerado un marlin blanco,  pero más grande. Es común en las aguas del Atlántico y según las muestras de ADN que obtuvimos en todos los torneos de pesca de marlin blanco que se realizaron desde 1992,  muchos de los peces ganadores de los torneos realmente fueron  marlines roundscale. 

Es obvio que la mayoría de los pescadores no tienen un laboratorio de genética molecular a la mano para para identificar a estos peces. La manera más evidente sería  por la forma de la aleta pero no la más certera ya que algunos marlines blancos sí presentan estos cortes en las aletas según muestras genéticas y medidas morfológicas de estas dos especies. Lo que sí puede diferenciar un marlin roundscale  a un marlin blanco sería medir la distancia entre el final de la aleta anal y el orificio anal. Esta distancia siempre será de 2 pulgadas en un marlin blanco y alrededor de 5 a 6 pulgadas (aproximadamente el ancho de la aleta anal), en un marlín roundscale. (Ver fotos de abajo)

Hay otras diferencias como el tamaño de las escamas y las manchas en la aleta dorsal (el hatchet no presenta manchas o puntos negros como en el marlin blanco), pero sin duda la más significativa es la distancia que mencionamos anteriormente, así que si atrapa un marlin blanco que parezca más grande de los acostumbrados y con las aletas cortadas, corrobore si tiene un blanco o un roundscale…podría llevarse una sorpresa.”

Diez días en la vida de un marlin blanco y un marlin azul

En el transcurso de los últimos diez años en la extensa labor de investigación del Dr. John Graves con los picudos, se colocaron  costosos rastreadores satelitales (PSAT $4, 000 usd c/u) con lo más avanzado en tecnología, en poco más de 100 marlines blancos y 80 marlines azules capturados en aguas del Atlántico. Además de saber si los peces sobreviven,  los datos de los rastreadores proporcionan una imagen detallada (información cada dos minutos) de cómo los animales reaccionaron durante los diez primeros días después de capturarlos, colocarles el rastreador y liberarlos.

Como ejemplo se presentó la información detallada de un marlin blanco y un marlin azul etiquetados y liberados en medio del Atlántico  a finales de agosto de 2008. (En la gráfica de la página anterior los registros de la temperatura y los niveles de profundidad de ambos peces.)

Entre otros datos se supo que el marlin blanco pasó la mayor parte del tiempo en los primeros 10 metros de agua (33 pies) en las aguas más cálidas disponibles, en temperaturas que oscilaban los 27°C a  30°C y que se sumergían hasta los 40 - 60 mts (130 - 200 pies).

En el marlin azul, los primeros cuatro días se mantuvo cerca de la superficie en aguas que rondaban los 26° C . Después del cuarto día, el pez exhibió un comportamiento que es típico en estos ejemplares, haciendo inmersiones diarias de 110 mts (360 pies), y algunos a profundidades hasta de 170 mts (560 pies). Este patrón de descenso que es típico en la mayoría de los malines azules durante el día es muy diferente en los marlines blancos que por lo general se sumergen igual de día que durante la noche.

Estudios como el anterior fueron sumamente importantes para demostrar que especies como el marlin azul, marlin blanco y pez vela sí pueden ser liberados exitosamente cuando caen inclusive, en palangres pelágicas destinadas a la pesca comercial del pez espada y el atún. De hecho el Dr. Graves abordó varios barcos palangreros y colocó rastreadores satelitales  en marlines blancos, azules y peces vela que aun estaban vivos  y el seguimiento demostró que más del 88% de la muestra sobrevivió sin ningún problema.

Concluciones

Es importante mencionar las observaciones en los estudios de casi dos décadas del Dr. Graves y su equipo  donde se menciona una reducción de la mortalidad  de los marlines blancos (a los que se dedicó gran parte de la investigación),  gracias a la reducción en todo el Atlántico de los palangres pelágicos de la  flota costera de los E.U.,  nuevos reglamentos en la pesca co mercial para liberar ejemplares aun con vida en los palangres y  el uso generalizado de los anzuelos circulares (como resultado claramente comprobado de una disminución significativa en la profundidad de enganche, el sangrado y la mortalidad posterior a la liberación), que tiene un beneficio muy revelador (ver gáfica A) para la conservación no solo de los picudos, de cualquier especie.

El Dr. Graves también confirma en su estudio que la pesca deportiva de peces de pico representa una pequeña fracción de la mortalidad por pesca global para estas especies,  la pesca artesanal o comercial representa la gran mayoría de las extracciones de estas especies y menciona que hay que tomar medidas de carácter internacional para llegar a acuerdos que protejan todavía más a los picudos.

Como mencioné, este es solo un pequeñísimo extracto de 20 años de investigación muy detallada que seguramente servirá para aprender mucho más sobre estas magníficas especies deportivas,  pero más allá de datos y números, yo creo que siempre habrá que aplicar la ética en cada una de nuestras acciones inspirada en uno de los máximos fundamentos de la pesca deportiva: elevar el espíritu de protección y conservación de las especies marinas.

 

 

 

 


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]