Artículo
Corazón de las tinieblas
Por: David Macmillan

“Corazón de las tinieblas” es una novela corta  escrita por el autor inglés Joseph Conrad.

En esta novela el joven oficial Charles Marlow navega por el río Congo y se adentra en un lugar oscuro, salvaje y primitivo de África. En una selva cada vez más hostil, se encuentra con el misterioso Kurtz, comandante de un puesto de comercio de marfil. Esta novela fue adaptada al cine en varias ocasiones, la más notable por Francis Ford Coppola en 1979 (“Apocalypse Now”, donde la acción se traslada a Vietnam) y por Werner Herzog en “La ira de Dios”, en la que muestra a un grupo de conquistadores navegando por el Amazonas en busca de la legendaria ciudad de oro: El Dorado.

Esta es la razón por la cual, cuando Raymond Neuville, el director del campo Tigerfish me sugirió que lo acompañara por el mítico río Congo en la búsqueda del legendario Goliat, el más grande de todos los peces tigre, acepté de inmediato esta oportunidad única de seguir los pasos del jóven Marlow.

La búsqueda del Goliat.

El Pez tigre es parte de la gran familia de los Carácidos, reuniendo a más de 1,000 especies entre la que destacan sus primos famosos: las pirañas del Amazonas. Exclusivamente carnívoros, se caracterizan por las rayas del tigre recordando su velocidad sensacional y una mandíbula impresionante formada por 32 dientes afilados que les encanta exhibir. Como los tiburones, los dientes de reemplazo están disponibles dentro de la mandíbula, listos para sustituir a un diente original en caso de necesidad. La pesca del pez tigre es muy popular en África y da lugar a varios concursos internacionales generosamente recompensados.

Hay 5 especies de pez tigre todos ellos situados en África: El  Hydrocynus vittatus que se encuentra en el río Congo, pero también en el río Nilo o del Zambeze y puede alcanzar de 10 a 20 kgs. El Hydricynus Tanzaniae, el Brevis y el Forskalii que  viven en diferentes corrientes y lagos de África y su tamaño es relativamente pequeño, y el rey de todos los Tigerfish, el más grande, el más famoso es el maravilloso Hydrocynus Goliat. Los nativos le llaman M’Benga que significa “el pez peligroso” (se pronuncia” Benga “). Esta máquina de matar sin piedad que vive exclusivamente en la cuenca del Congo puede llegar a las  200 libras de músculos y los dientes son extremadamente afilados, capaces de cortar sin dificultad los líderes de acero de los pescadores.

El Goliat entra en la categoría muy particular de peces trofeo, los que no todo el mundo puede capturar, no. Hay que merecer un Goliat. De hecho, Raymond nos platicaba: “por cada embarcación de dos pescadores, un día con un enganche es un buen día, un día con dos enganches es un día muy excelente”. Sin embargo, gracias a la experiencia de los guías del Lodge de Pesca Tigerfish, cada pescador puede esperar uno o dos enganches por día en 5 días de pesca que dura la aventura… claro, la pelea y la izada a la embarcación es otro boleto.

Una vez que el pez ha mordido la carnada, se debe utilizar la misma fuerza y astucia con la que el pez pelea segundo a segundo. Largas carreras a lo profundo, numerosos saltos y vueltas alrededor del barco, estrepitosas huidas y regresos en los que hay que saber maniobrar la embarcación ... el Goliat no permite el más mínimo error durante los 20 ó 30 minutos de lucha. Tras un ataque, Raymond estima que cada pescador sólo tiene un 50% de posibilidades de atrapar estos peces.

El Goliat crece muy grande. La captura de un pez de 40 libras es una magnífica recompensa. La 60 es excepcional. Ahora, con respecto al ejemplar de 88 libras que se presenta en este artículo en Troleo, ya ha pasado varios años desde que un pez de este tamaño no se había subido a un barco, a pesar de que se libran con frecuencia grandes batallas con este espécimen.

Por estas razones, el Goliat es considerado por muchos expertos como uno de los más peces más difíciles de atrapar en todo el mundo.

Los diamantes son para siempre.

Hay muchas leyendas sobre el Goliat, la más popular es probablemente la leyenda de los diamantes. De hecho, muchas personas creen que en el Congo, si alguien puede encontrar al  M’Benga, entonces se hará rico ya que ronda donde están los diamantes.

El M’Benga, con sus largos dientes blancos afilados se alimenta con los diamantes. Raymond inmediatamente insistió en negar este rumor ya que todavía está buscando su primer diamante después de ¡45 años de pesca!

El comportamiento de los Goliat es similar a otros depredadores de agua dulce grandes, como el pez cabeza de serpiente gigante. Los juveniles se agrupan en bancos capaces de atacar a cualquier animal que satisfaga su hambre y su frenesí por horas. Luego, mientras crecen, el grupo se disuelve y los adultos cazan en solitario y a pesar de que es un pez muy territorial, es capaz de viajar largas distancias para alimentarse. A lo largo del río Congo, varios Goliat adultos pueden encontrarse,  cada uno en un territorio muy preciso y marcado, ganado en enfrentamientos feroces con sus congéneres. El Goliat se reproduce en el mes de julio, el único período del año donde este pez se acerca a otros grandes de su misma especie para batirse nuevamente en violentas peleas entre los machos.

El río Congo.

A través de la ventana del avión que me llevaba a Brazzaville, admiraba como el majestuoso río Congo se arrastra a lo largo de una pradera infinita, como un enorme reptil. A partir de su nacimiento en las aguas apacibles en el sur del lago Tanganyika, el río se ensancha y se hace rápido pero navegable en algunas partes, en particular entre Brazzaville y el campamento del pez tigre, pero en otras secciones el río se hace muy peligroso y mucho más rápido como en la desembocadura del río en el Océano Atlántico. Un poco más al oeste de Kinshasa la corriente se estrecha y cae por una cadena de cataratas creadas por una serie de cañones profundos, conocidas como las cataratas Livingstone, donde fluye de manera violenta.

Debido a la falta de caminos, el río Congo, con una exuberante selva tropical por ambos lados, es la única vía para llegar a otras zonas. Se cruza por el Ecuador dos veces lo que hace que su flujo  sea muy constante y la lluvia muy copiosa en algunas zonas. El Congo es el segundo río más largo de África, después del Nilo y el mayor de Africa Central, tiene una longitud de 4,380 kms. Su color es muy oscuro debido a los sedimentos que transporta. La vida abunda en el Congo y miles de especies únicas de peces de acuario se esconden en sus ríos.

88 libras de puro Goliat!!!

Durante nuestra estancia que duró desde el 21 al 28 de julio de 2011, había decidido pescar sólo con señuelo, como siempre lo hago. Yo había elegido un gran  softbait  de 8 pulgadas de la marca OptimusBait  con 7 anzuelos triples como Raymond prudentemente me aconsejó. Mis amigos y socios de pesca todos sudafricanos: Karl, Viktor y Pier habían decidido utilizar cebos naturales. La primera jornada terminó sin un enganche para mí pero sí para Karl, solo que la línea se rompió y casi le causa un derrame cerebral.

Durante el segundo día, experimenté  mi primer ataque muy temprano en la mañana en una zona poco profunda (3 metros) y sin una gota de viento. Pude ver todo el ataque del M’Benga sobre mi señuelo con una velocidad y una violencia impresionante. Se dañó mi softbait y no pude prenderlo. Un cuarto de hora más tarde y después de docenas de lanzamientos los peces volvieron a atacar justo en el momento preciso en que Raymond ponía en marcha el motor. Por fin se prendió el primer Goliat, uno pequeño pero esto apenas comenzaba ...

El día siguiente nos guiaba el joven Lioven, navegábamos en sus dominios, el barco estaba cerca de un acantilado abrupto que él conocía muy bien: la profundidad puede llegar de 60 hasta 120 metros y la corriente corre muy rápido: el lugar perfecto para grandes Goliat donde inician el período de desove. Pier había puesto sus dos cañas en la parte trasera del barco y yo estaba casteando en la proa en todas las direcciones para atraer a los peces. Estaba muy concentrado en mis lanzamientos y vi que Pier estaba moviendo lentamente su caña entre unas rocas. Dejé de pescar y me fui junto a él, algo grande se estaba moviendo entre las rocas…sorprendentemente un Goliat estaba comiendo la carnada de Pier  tranquilamente,  hasta que un tirón seco y firme hizo que comenzara la lucha. A continuación, nos dedicamos a deleitarnos con un ballet magnífico en el barco: el pez nos obligaba a darle varias vueltas al barco  y luego con gran furia trató de sacarnos a tirones de la costa. Después de 35 minutos, se notaba cansado pero no dejaba de saltar alrededor del barco. Un buen equipo de trabajo era necesario para sacar ese tremendo bicho del agua. Al echar un vistazo a nuestra posición (en medio del río Congo) nos dimos cuenta que el Goliat  nos había arrastrado milla y media contra corriente... increíble!!! Cuando regresamos al campamento, pesamos el Goliat y resultó ser un ejemplar de más de 88 libras.

Este pez es increíble, uno de los 15 mayores capturados hasta ahora en el lodge. El récord del campo Tigersfih  es 123 lbs. y fue capturado en 2007, le sigue uno de 99 lbs. capturado en 1981. Esto nos dió mucha alegría y energía para el resto de nuestra estancia que terminó sin más que unos cuantos “strikes” ya que el Goliat es escurridizo y créanme: muy difícil de atrapar.

Cebo natural y artificial, técnicas complementarias.

Señuelos y carnadas son dos técnicas a menudo opuestas. Sin embargo, con el fin de optimizar las posibilidades de capturar un M’Benga el pescador audaz tendrá que dominar los dos. La manera más eficaz de organizarse en el barco es de hecho tener un pescador de señuelo en el frente. Su trabajo consistirá en castear en todas las direcciones para atraer a los peces a la embarcación que debe estar al garete y avanzar con la corriente. Con el Goliat merodeando de cerca es probable que tome la carnada muerta o viva que le ofrezcan los otros pescadores del barco  pero si tenemos un buen movimiento de señuelo lo más seguro es que se tire al artificial.

Estando en el área de pesca algunas zonas tienen que ser investigadas más que otras: por ejemplo, por delante de los acantilados o en medio de los remolinos grandes del río. El M’Benga gusta cazar cerca de estos lugares en busca de pequeños peces que se perdieron debido a la fuerza de la corriente. Se alimentan cerca de la superficie y atacan sistemáticamente a sus presas desde abajo, escondidos a 5 ó 10 metros de profundidad, totalmente invisibles.

En las áreas de hasta 30 metros de profundidad, los señuelos puedes ser recuperados a partir de 20 cms a 1 metro por debajo de la superficie.  La elección del señuelo es importante: recomiendo un softbait 8 a 9 pulgadas con un buen balanceo (amplio movimiento de la cola) y el color deberá ser lo más parecido al de los peces elefante (ver foto), una de las presas favoritas de los M’Bengas. Carnada muerta y viva dan resultados similares. Los Bagres locales también dan buenos resultados.  En cuanto a la potencia de las cañas, de 30 a 50 libras son necesarias. Un líder de acero, anzuelos de triples de buen tamaño y bien afilados son obligatorios.

El Tigerfish Camp y los monstruos del río.

El campamento fue creado en 1946 por Daniel Neuville, hermano de Raymond, considerado el mejor pescador de Tigerfish del mundo. Lamentablemente falleció hace dos años a unos 75 kilómetros de Brazzaville. Los Neuville han hecho de la pesca del M’Benga un asunto de familia: tres generaciones de pescadores han logrado convertir a esta familia en verdaderos expertos de la caza de este difícil pez.

El campamento está formado por 8 habitaciones climatizadas con agua caliente justo encima de una magnífica playa de arena blanca. Un segundo campamento de tiendas de campaña permite a los amantes de la naturaleza disfrutar el entorno inigualable. Televisión por satélite y red telefónica también están disponibles en el campo al igual que refrigeradores con refrescos, cervezas, aguas para ofrecer a sus clientes a cualquier hora del día.

Recomendaciones para asistir al campamento.

Se requiere tarjeta visa para venir al Congo. Esta tarjeta se puede obtener en su país y está subordinada a la presentación de una carta oficial de invitación que será proporcionado por el campamento Tigerfish.

En cuanto a las vacunas, la fiebre amarilla es obligatoria y será controlada a su llegada al aeropuerto. Por tanto, es necesario llevar su certificado de vacunación internacional. Otras vacunas son recomendables, pero no son obligatorias: el tétanos y la difteria, la rabia, hepatitis A y B, fiebre tifoidea y la polio. Tenga en cuenta que la malaria tiene que ser tomada en serio en la República del Congo y que a los viajeros se les recomienda tomar un eficaz medicamento antipalúdico. El riesgo sin embargo, es muy limitado en el campo Tigerfish, un lugar donde los mosquitos no pueden quedarse a causa del viento y se encuentran lejos de Brazzaville.

La navegación en el tumultuoso río Congo es muy técnico,  por lo que es obligatorio contar con un guía de confianza y con un barco de gran alcance.

El M’Benga se puede pescar  todo el año.  Se debe salir temprano en la mañana, al amanecer (6:30 a 10:30 ) y por la tarde (17:00 a 18:00) antes del anochecer. Durante la luna llena, el M’Benga  caza durante la noche y poco durante el día.

Por último, la práctica  del captura y libera en el campo se hará siempre que sea posible. Raymond estima que cada año el 70% a 80% de los peces es puesto en libertad  con el fin de dar a los M’Benga igual número de oportunidades de supervivencia . Siempre es necesario estar bien preparados a bordo: los anzuelos deben ser removidos rápidamente con unas pinzas y las cámaras tendrán que estar preparados para inmortalizar el momento. De hecho, aunque es un rival muy duro durante la pelea, el Goliat llega literalmente agotado a la embarcación y se vuelve  extremadamente frágil y manipulable y es cuando se libera.

Hasta el próximo reporte para Troleo en alguna parte del mundo.

 


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]