Artículo
Se˝uelos D.O.A. LA VENTAJA INJUSTA
Por: Rolando Cordoba

Desde que comencé con  la pesca del robalo en Yucatán siempre ha sido una ventaja la pesca con productos de marca D.O.A.. Los camarones para el robalo y la corvina son maravillosos, los grubs nadan de maravillas, los C.A.L. son verdaderos asesinos, los jerkbaits son de lo mejor en ese tipo de diseño de señuelo y aunque a veces son un poco más caras con sus similares de otras marcas, bien valen la pena.

En el pasado Torneo de Veracruz conocimos a un gran  pescador norteamericano, Bruce Unger,  muy amigo de los sábalos que en una de las salidas al mar nos obsequió unos señuelos de la marca D.O.A., los modelos Terror Eyz y el nuevo Swimmin’ Mullet que según su experiencia servían para cualquier especie y que prometimos probar en cuanto fuera posible. Acudimos con nuestros amigos de Río Lagartos Adventures que casualmente días atrás nos habían comunicado que ampliando sus ofertas,  ya contaban con lanchas de mayor tamaño equipadas para la pesca “off shore” y una invitación a estos hermosos parajes -privilegio de nuestro Estado- nunca se pospone, sobre todo cuando conocemos de las atenciones y los servicios de excelencia que ofrecen Diego Nuñez y Elmer Canul, líderes de esta actividad  en el inigualable escenario de Río Lagartos y la envidiable -repito- envidiable pesca que aún existe en la zona.

Si México es un crisol de las mejores tradiciones, culturas y paisajes, no me canso de señalar que amanecer en la Península de Yucatán sobre todo en sus humedales, es un premio para cualquier pescador sensible y el viaje hasta Río Lagartos, un placer que intensifica los sentidos. Vale la pena salir con antelación para detenerse por algunas imágenes -en realidad no pocas- que marcan la diferencia cuando se viaja por estos lares.

Desayunamos en el famoso restaurante “La Torreja”, que es parte de las opciones de estos prestadores de servicios  frente al muelle, donde todo estaba listo a bordo de la nueva OceanPro para salir a la mar y como siempre, nos esperaba una excelente mañana con el mar en calma, donde disfrutamos navegar apuntando rumbo al noreste, directo al primer punto de pesca.

Aunque haga caso omiso a los señuelos y según los ribereños puede pescarse con carnada y anzuelo chico, el espectáculo de las “viejitas” o peces angel deslumbrando con sus destellos  son el indicativo de que estas sobre una estructura ya sea de piedras o restos de alguna embarcación hundida como era el caso, lo cierto es que el agua era un cristal y se veían por doquier los destellos de este hermoso pez... habíamos llegado al punto. Armamos de inmediato nuestros avíos: Manuel con una Trevala y su Saltist, de Daiwa; yó una Ugly Tiger Lite con un Saragosa, ambos usando línea trenzada de 50 lbs.

El Terror Eyz.

Los Terror Eyz son una innovación en este tipo de soft lure por la posibilidad de combinaciones que presenta ya que el peso del lure se conforma por un módulo que contiene el anzuelo, los ojos, la argolla de enganche y por supuesto el plomo en diferentes pesos y se separa del cuerpo de goma suave, por lo que con un mismo anzuelo podemos armar los señuelos con más de cuarenta combinaciones de colores  y con diferentes pesos.

El nado del “terrífico” es excelente y simula en mucho el nado de cualquier pez pasto como liseta o sardina mayor. El hecho de tener el centro de gravedad desplazado todo lo posible hacia el frente hace que la cabeza venga en línea recta propiciando el ondular de la  cola y dándole una excelente apariencia. Sus anzuelos son muy buenos y el cuerpo de goma en el caso del Terror Eyz se me hizo de una buena textura, muy parecido a la masa corporal de cualquier pez; y responde muy bien cuando el señuelo golpea de frente alguna piedra con la parte de goma,  rebotando al golpear el obstáculo. 

Los colores son muy llamativos en unos casos, con partículas reflectantes en otros y otros en tonos oscuros, ideales para aguas turbias o las últimas horas del día. Los ojos, de tamaño grande y de diseño holográfico (también en el  Swimmin’ Mullet)  llaman mucho la atención dándole una apariencia muy realista, aunque comentar que a algunos se les “corrió” el ojito después de ser atacados (pensamos que por efecto del calor y estar expuestos a sol, en seco, durante horas) aunque, no perdieron su efectividad.

Según la marca recomienda recobrarlos  a velocidad media y son ideales para la pesca de lenguado, bagre, robalo, sábalo, macabí, jurel, stripers y el blue fish entre otros; sin embargo los probamos con tirones, con recogida constante suave y después de forma rápida y de todas formas funcionaron y ello es muy bueno cuando necesitamos variar la velocidad y la forma de recobro según el instinto del pez que estemos tratando de capturar y lo que me pareció mejor, es que la marca  a través de su web  www.doalures.com vende todas la partes ya armadas o sueltas, ofreciendo la posibilidad de adquirir cada cual su dotación D.O.A. según gustos y prioridades.

El Tiny. Es el más pequeñin de todos y que no pudimos conseguir, se puede armar con 1/32, 1/16 y 1/8 de oz, ideales para la pesca ultralight, se identifica por el ojo de forma cuadrada y el anzuelo sale del lomo a casi a la mitad del señuelo. Ideal para líneas de 4, 6 y 8 libras.

El Regular. Es idéntico en forma y solo un poco mayor que el Tiny, se arma con pesos de 1/8, ¼ y 3/8, ideales para esteros, rías y muy cerca de la orilla en las playas. Su cabeza es redondeada, su ojo es redondo y grande y no posee aleta dorsal: el lomo es liso hasta la cola y trabaja muy bien con líneas de 8 a 12 lbs.

El Big One. Es el ideal para playas o usarlo desde la embarcación inshore. Su peso va desde ½, ¾ y 1 oz. Se lanza de maravilla como es de suponer por el peso y como su nombre indica es un verdadero “terror” con el que nos dimos gusto con jureles, sierras, un pargo bastante bueno y dos barracudas. Su cabeza es puntiaguda por lo que se contonea más y posee una pequeña aleta dorsal que hace su nado más recto. Resulta ideal trabajarlo con líneas desde 12 hasta 15 libras o más, según el peso.  

El Swimmin’ Mullet. Su textura varía ya que el exterior no es liso, su superficie está diseñada formando pequeños rombos que le dan una textura excelente y que le proporciona muy buena “vestimenta”. Su tacto es suave pero muy resistente, y prueba de ello fue que resistieron los embates de varias especies y seguían pescando. Durante la edición de este artículo encontramos muchos “reviews” de este lure en varios foros y páginas especializadas y algunos por pescadores muy reconocidos que coinciden es que es todo un acierto de la marca y que no por gusto denominan al Swimmin como una verdadera “cath fishing machine”.

Esta versión está disponible en 20 combinaciones de colores y se ofrece desde fábrica con anzuelo en blister de un señuelo por $ 2.99 dólares.  Su valor agregado es su estómago hueco y que de manera fácil se extrae el anzuelo y en éste, se ensarta un pedazo de carnada que se vuelve a esconder en la “panza” sumando al factor de provocación por su excelente nado, el de atraer a la presa por el olor. No por gusto muchos reportes de pescadores que confían en D.O.A. lo señalan como uno de los señuelos más versátiles de la firma y que aseguran haber tenido las mejores jornadas cerca de los arrecifes, así como en aguas profundas, con capturas de petos, stripers, sierras, esmedregal, dorados, gallo, pargo, mero y barracuda entre otras especies.

Su peso –único- es de 1.25 oz, resultando ideal para castear en playas y escolleras, sobre todo cuando queremos descansar de los señuelos rápidos y explorar a mediana profundidad recobrándolo a velocidad lenta.  Su troleo inshore y off shore funciona muy bien para embarcaciones pequeñas que viajen a 4-7 nudos.

Los mejores resultados los tuvimos lanzando desde embarcación en aguas de 50-60’ a favor de la corriente, esperábamos un tiempo para que se desplazara y se hundiera más, y comenzábamos a recobrarlo en diagonal a velocidad media; así obtuvimos capturas de jureles muy buenos que nos dieron una gran batalla, otra vez sierras de buen peso y hasta los peleadores coronados que por momentos aparecían en la escena dieron fé de su voracidad con este plástico.

Otro buen producto que la marca favorece con su sloogan: “The unfair advantage” ofreciendo señuelos muy eficaces que nos permitieron sin muchos gastos, explorar distintos escenarios y modalidades de pesca y que nos complacieron mucho en su desempeño y ésto, gracias a Bruce Unger que nos dió la pauta y no podíamos dejar de compartir con los miles de lectores de Troleo.

Mientras nos ocupábamos de D.O.A. y los coronados, Diego con su caña de fly lograba varias capturas de estos excelentes peleadores que nos deleitaron la tarde, donde también troleamos otras especies mientras disfrutábamos de los recuerdos y experiencias del “tío Gregorio”, pescador de toda la vida entregado al mar y que compartía la jornada con nosotros apoyándonos en todo.

Disfrutamos también de la pesca  a fondo que preparamos con pulpo que había a bordo. Por último, Manuel y yó nos deleitamos con algunas capturas (para mí, el inicio en esta modalidad) de jiggin que por estar a poca profundidad realizamos con pesos de 3 y 5 oz capturando algunos coronados pequeños y jureles muy peleadores, y que agradezco a Manuel (director de Troleo) su experiencia para ello.

No hay duda que salidas como éstas valen la pena porque hay para todos los gustos y ello hace posible compartir con la familia y los amigos. Se puede pescar con equipo de mosca, spinning o bait casting sábalos y robalos, incluso dentro de las aguas que encierra la costa sin peligro para los niños y el resto de la familia. Igual se ofrecen paseos por los esteros, baños medicinales, excursiones en kayak, salidas a mar abierto, sesiones de troleo, paseos nocturnos, acampadas y sobre todo, el disfrutar de la magia que solo lugares con este encanto pueden ofrecer -por suerte- a menos de tres horas de la capital yucateca.

Estábamos aproximadamente a 12 millas de la costa y el regreso no pudo ser mejor: decenas de delfines se regresaban  jugueteando entre lanchas, haciéndonos más corto y placentero el regreso donde nos esperaba una exquisita cena que ya estábamos extrañando y  que compartimos juntos a modo de despedida con estos amigos, que cuando de buena pesca y pasarla bien se trata, vale la pena visitar.

¡Salud Diego y Elmer, y abrazos al “tío Goyo” también!


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]